Que prueben que dije eso, reta Emilio

Tonatiuh Figueroa

De gira por Arandas, el mandatario habló de su reunión con funcionarios de EU, dijo que no dará marcha atrás al donativo al Santuario de los Mártires y al mismo tiempo se declaró juarista.    

 

Rubén Martín / diario Público 9 abril 2008

Emilio González Márquez reconoció ayer que acudió a una cita al Consulado de Estados Unidos en Guadalajara en octubre de 2005 y que habló allí de sus aspiraciones electorales y del tema del narcotráfico, pero negó que hubiera hablado de un acuerdo con la Iglesia católica para que lo apoyara en la campaña electoral de 2006, pese a que así lo establece un documento oficial de la oficina diplomática que da cuenta del encuentro.

 

“Ése es un documento que, si ellos lo pusieron y ellos lo sostienen, que ellos lo prueben, es falso”, dijo el gobernador de Jalisco en una conferencia de prensa que ofreció en Arandas, luego de participar en dos eventos con organizaciones de la sociedad civil que reciben subsidios de su gobierno. Aseveró que su respeto por “las instituciones religiosas va mucho más allá de mi deseo de tener un resultado electoral positivo”.

 

Se le preguntó sobre las posibles motivaciones que tendrían los funcionarios del Consulado por modificar sus palabras, o incluso falsear información, en el documento oficial que registró el encuentro que sostuvo aún como alcalde el viernes 7 de octubre de 2005 en la sede consular, con la titular Sandra Salmon y el jefe de los servicios consulares Kevin Richardson.

 

El mandatario no se salió del guión de negar la información y pedir que le comprueben que él dijo que tenía acuerdos con jerarcas de la Iglesia católica y el respaldo de tres mil sacerdotes para apoyarlo en su campaña por la gubernatura de Jalisco.

 

“Es un documento impreciso y es un documento que, en algunos temas, como el supuesto apoyo [de la Iglesia], es absolutamente falso […] Y quien diga lo contrario que lo pruebe, y un escrito por ahí, supuestamente reflejo de una reunión que sí existió, con otros objetivos, pues lo único que hace es poner ruido dentro de los proyectos que hay en Jalisco; eso es falso, y si alguien puede probarlo, que lo haga”.

 

En el párrafo seis del documento, el entonces alcalde de Guadalajara reveló que tenía el apoyo de la Iglesia católica de Jalisco y quedó asentado así en el texto: “Dando vuelta al tema de la Iglesia católica, Emilio declaró que altos jerarcas de la Iglesia en Jalisco se han comprometido a que esa organización apoyaría su candidatura [enseguida aparecen unos tres renglones borrados, presumiblemente con nombres], Emilio dijo que la Iglesia ha comprometido a sus tres mil religiosos en Jalisco a trabajar para una victoria electoral, tanto suya como del PAN”.

 

La postura del mandatario estatal fue refutada ayer mismo por un funcionario de la Embajada de EU que, preguntado por este diario, confirmó que los temas reseñados en el documento sí se abordaron en la charla de Emilio González con los funcionarios consulares, incluida la referencia al acuerdo con la Iglesia católica.

 

Al rechazar que hubiera solicitado el apoyo de las estructuras eclesiales, el gobernador negó a la vez que el donativo de 90 millones de pesos para la construcción del Santuario de los Mártires fuera un pago de favores a la Iglesia católica por respaldarlo en la campaña.

 

Defendió que dar el donativo para levantar el templo promovido es una manera de generar empleo y riqueza en Jalisco. Justificó además sus facultades para entregar el subsidio y anticipó que no cancelará los 60 millones de pesos que restan para completar el donativo. “El apoyo que yo decidí, después de un proceso de auscultación, se circunscribe a las facultades que la ley me otorga; yo soy responsable de que todos mis actos estén dentro de un marco legal […] y bueno: este proyecto tendrá que seguir, tendrá que concluirse”.

 

Se le preguntó si no le preocupan las críticas que ha generado la decisión de donar 90 millones de pesos y dijo que su interés es promover empleo y velar por los más pobres. “Yo pongo en la balanza las 800 quejas y el millón de jaliscienses que tienen nombre y apellido […] y que sufren algo que mucho de nosotros tal vez no conozcamos: el dolor de tener hambre”, aunque no detalló cómo el donativo podría resolver la pobreza de un millón de jaliscienses.

 

Al final de la conferencia de prensa, rechazó que esté confundiendo sus convicciones religiosas personales con el ejercicio del poder público, y aseveró que no ha violado el Estado laico. Si hubiera que definir su gobierno, dijo que es juarista. “Si hubiese algún adjetivo que se le pudiera administrar a este gobierno, es que éste es un gobierno juarista, de don Benito Juárez […] Yo soy juarista, y soy juarista también en lo que se refiere al gobierno laico, yo no le obligo a nadie a creer en lo que quiera creer”. Y como prueba, mencionó que tiene encuentros con todas las iglesias que hay en Jalisco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s