Protestaron dos mil vs el “limosnazo”

 

Ignacio Pérez Vega – Rubén Martín / 12 abril 2008, diario Público

 

Cerca de dos mil personas se manifestaron ayer en contra del donativo de 90 millones de pesos otorgado por Emilio González Márquez para la construcción del Santuario de los Mártires, exigieron que se regrese y demandaron la salida del actual gobernador de Jalisco por la violación a la ley y la comisión de “decenas de agravios” en contra de la sociedad.

 

La irritación contra el “limosnazo” cobró vida en dos marchas que salieron, una de la glorieta de La Normal con poco más de mil personas, y otra de la Plaza Juárez con más de 400 manifestantes.

 

Los manifestantes concentrados en La Normal salieron a las 17:20 horas y antes de llegar a la puerta principal de Palacio de Gobierno, donde esperaban más quejosos, hicieron un homenaje a los liberales jaliscienses del siglo XIX en la Plaza Reforma, donde se depositó una corona de flores, y otra parada ante las puertas de Catedral, que se distinguió por el aumento de consignas en contra del cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

 

En la marcha que salió de la Plaza Juárez a las 17:40 horas llamó la atención la figura de un cardenal, de rostro parecido al arzobispo y vestido como él. Era Francisco Hernández, comerciante de 60 años de edad, quien atrajo cámaras y micrófonos por su llamativo atuendo con sotana negra, mitra cardenalicia con emblema de El Yunque, báculo y estola con los emblemas del PAN. Él fue invitado a representar a Sandoval por la Coordinadora Estatal del Movimiento Urbano Popular (CEMUP).

 

Entre las mantas y consignas destacaron algunas como “Católicos rechazamos el ‘limosnazo’”, “Emilio, baboso: no seas tan generoso” y “Sandoval, ratero: regresa el dinero”.

 

La marcha siguió por la avenida 16 de Septiembre y se encontró con el otro contingente a las 18:15 horas, al llegar a la calle Juan Manuel. Fue en ese punto donde el falso cardenal empezó a generar la algarabía, sobre todo entre los jóvenes de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), que venían caminando de la glorieta de La Normal.

 

Ya unidos los dos grupos, pasaron junto a la Presidencia Municipal, donde el regidor del PAN José María Martínez, desde el balcón, observó azorado el paso de los inconformes. Quien representaba el papel de líder de la Iglesia católica local siguió su camino y llegó a las puertas de la Catedral, desde donde roció con agua “bendita” a los presentes.

 

Minutos antes, tres manifestantes exhibieron ante la puerta principal de Catedral (que permaneció cerrada) fotografías de tres íconos del liberalismo mexicano: Benito Juárez, Justo Sierra y Guillermo Prieto.

 

Al llegar a la Plaza de Armas, a las 18:30 horas, los universitarios encabezados por César Barba coreaban estribillos que tomaron prestados del futbol. Agitando en alto los brazos, gritaban “Emilio… eeeeh… puto”. Otro fue “Emilio, puñal: te clava el cardenal”.

 

El mitin arrancó hasta las 18:50 horas, con un equipo de sonido sin mucha potencia, mientras el “cardenal” seguía con su periplo, regando agua bendita en la Plaza de Armas.

 

Ante las puertas de Palacio de Gobierno, entrecerradas y resguardadas por una docena de policías, Ángeles Rosas leyó la primera parte del pronunciamiento del frente ciudadano que se constituyó en contra del donativo de dinero público para construir el Santuario de los Mártires. La oradora desgranó la relación de subsidios que Emilio González ha dado a televisoras, empresarios y a la Iglesia católica en un año de gobierno, por 340 millones de pesos. Enseguida enumeró agravios cometidos por el gobierno local en contra de la sociedad jalisciense: además del “limosnazo”, se incluyó la falta de atención a las poblaciones de El Salto y Juanacatlán que padecen contaminación; el proyecto de la presa Arcediano; la protección al “pederasta” Tomás Coronado Olmos, procurador de Justicia; y los intentos de despojo de tierras a los indígenas de Mezcala y huicholes, entre una lista de “50 agravios”.

 

Aldo Santana, del Sindicato Único de Académicos del Colegio de Bachilleres, continuó con la lectura del pronunciamiento, pidió al gobernador que no entregue los 60 millones de pesos restantes a la Iglesia, y planteó que se interpongan más denuncias de juicio político contra Emilio González.

 

Una comisión de quejosos ingresó a Palacio de Gobierno al filo de las 19:00 horas y quince minutos después salió, tras entrevistarse con Alberto Cota y Mario Reynoso, funcionarios de la Subsecretaría de Asuntos del Interior, quienes dieron acuse de recibo.

 

Tanto en el documento como en el pronunciamiento en la plaza pública se insistió que no se oponen a la construcción de un santuario o templos, pero sí a que se le destine dinero público.

 

A las 19:40 horas, el acto de protesta concluyó, con el dato de que el número de quejas en contra del gobernador ya había sobrepasado los dos mil escritos. Un grupo ya menor anunció que iría a la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) a presentar las quejas acumuladas durante la movilización.

 

Algunos políticos acudieron a la marcha, como el diputado del PRD Enrique Alfaro Ramírez, el regidor del PRI en Guadalajara Salvador Caro y el priista José Socorro Velázquez. Aunque se había informado que asistiría, faltó el presidente priista Javier Guízar Macías (ver aparte).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s