“Hubo detenidos que se golpearon así mismos”

Foto: Giorgio Viera, Público

 

“No teníamos que reconocer lo que no era cierto”, dice el ex funcionario acerca de los señalamientos puntuales de Derechos Humanos.

 

 

Como titular de la secretaría de Gobierno, Héctor Pérez Plazola, formó parte del equipo que estuvo a cargo del esquema de seguridad en los hechos del 28 de mayo de 2004. Sostiene que el gobierno no reprimió, sino que algunos detenidos se golpearon a sí mismos. Su declaración recuerda la del gobernador interino Carlos Rivera Aceves, luego de que la Policía Estatal desalojó violentamente a un grupo de damnificados del 22 de abril en junio de 1992.

 

Hay una versión de que hubo infiltrados del gobierno del estado, específicamente policías Sigmas.

Infiltrados para actuar en el desorden, la verdad no lo creo que haya sido así, infiltrados en el sentido para poder enterarse de qué era lo que se pudiera estar tramando, pudiera haber sido, como una estrategia.

 

¿Infiltrados para recopilar información sí?

Eso sí lo creo, para tener información.

 

Hubo un momento en que se dio la orden de detener, ¿quién la dio?, ¿el propio gobernador?

No tengo en la memoria el dato exacto, pero finalmente fue consecuencia de las circunstancias. La instrucción fue entrar cuando se empezó a entrar en vandalismo… se estuvo resistiendo cuando eran los ataques a los elementos y querían romper las barreras, pero cuando empiezan a entrar a negocios y empiezan a destruir propiedad privada es cuando se decide “adelante”.

 

¿La orden fue del gobernador?

Tuvo qué haber sido así.

 

Hubo un momento en que comienzan a llegar los detenidos a la Secretaría de Seguridad Pública, un testimonio dice que se dieron cuenta de que hubo excesos, golpes a los detenidos.

Dentro no. Sí hubo excesos afuera. Porque dirá que era natural que los policías que estaban siendo agredidos, golpeados, lógicamente a la hora que tienen oportunidad de detener, bueno pues si te habían estado vapuleando, a la hora que te dicen “vamos a detener a los agresores”, lógico, más de alguno dijo “bueno, pues no voy tener contemplación, no te voy a tratar como muñeca si me estás tratando como un animal”. Entonces creo que fue natural esa reacción de los elementos de seguridad en las detenciones.

 

Hay testimonios de los detenidos que salieron, los extranjeros, luego los testimonios que recabó la CNDH, ¿el gobierno del estado no debió reconocer que existieron estos excesos?

La verdad no. No teníamos que reconocer lo que no era cierto, no se evidenció que hubieran sido acciones de parte de elementos de Seguridad Pública dentro de las instalaciones. No se tuvo evidencia, yo tuve oportunidad de revisar filmaciones y grabaciones y no encontramos nada […] y si las hubiéramos encontrado se hubieran aceptado las recomendaciones. Hubo casos, inclusive, en los cuales los mismos detenidos se golpearon a sí mismos para crear esas evidencias. Eso más o menos sí se pudo comprobar.

 

¿Los detenidos se golpearon a sí mismos?

Sí, detenidos que se golpeaban y se laceraban a sí mismos para crear esas evidencias.

 

A cuatro años de esos hechos, ¿sigue considerando que fue correcto?

Sí, fue necesario tomar esas decisiones sin haber violentado los derechos humanos. Se actuó a lo mínimo que debió haberse hecho ante una situación que estaba afectando, no nada más a los elementos del gobierno, sino a la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s