Sorprende a padillistas la estrategia del rector general

Su apuesta era una “guerra de baja intensidad” contra Carlos Briseño. El sábado se dieron cita en la casa de Raúl Padilla la mayoría de sus operadores y terminaron de diseñar las acciones que llevarán a cabo para intentar domesticar a Carlos Briseño

 

Rubén Martín / Público, 27 agosto 2008

Los funcionarios y dirigentes universitarios que respaldan a Raúl Padilla López ya esperaban que Carlos Briseño Torres diera a conocer lo que en los círculos internos sabían desde semanas atrás: el anuncio público de la ruptura entre ambos dirigentes de la Universidad de Guadalajara (UdeG). Lo que no se esperaban y ayer los tomó por sorpresa, según confesó un consejero padillista, es que el rector general se fuera a la cabeza y anunciara la destitución de Padilla de dos de sus once puestos. Este anuncio obligó a los padillistas a repensar las acciones previstas.

 

El desconcierto pudo percibirse después de mediodía en el Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo, dependencia universitaria que preside Padilla y que suele usar como oficina para desahogar los asuntos políticos de su grupo. Afuera de esta oficina, en la calle de Tomás V. Gómez, había autos estacionados en doble fila. Varios funcionarios fueron convocados de urgencia.

 

Lo que fue un hecho es que la decisión de Briseño de enfocar las baterías en contra de Padilla y convocar a sesión de Consejo General Universitario (CGU) para este viernes descuadró la estrategia de los padillistas, quienes habían citado a consejo para el sábado. Poco después de las 14:00 horas aceptaron acudir a la convocatoria lanzada por el rector.

 

Antes de las 15:00 horas se decidió continuar con el objetivo de presentar ante el CGU los cambios normativos aprobados en los consejos de centros regionales y temáticos que controlan, y que implican recortar atribuciones al rector general.

 

El sábado se dieron cita en la casa de Raúl Padilla la mayoría de sus operadores y terminaron de diseñar las acciones que llevarán a cabo para intentar domesticar a Carlos Briseño. Uno de los consejeros padillistas definió la estrategia como “guerra de baja intensidad”: en esta semana no van por la destitución del rector, sino a preparar el camino político y especialmente jurídico como para que una tarea de esta naturaleza sea posible.

 

La “guerra de baja intensidad” implica: 1) aprobar los cambios normativos contra las atribuciones del rector en cada consejo de centro, con el propósito de dejarlo como “rector de cascarón”; 2) generarle un vacío institucional y político que implique que no pueda pararse en ningún centro universitario; y 3) cuidar todos los aspectos legales para, llegado el caso, documentar la petición de destitución.

 

Su idea es que, si bien Briseño puede estar ganándoles los medios en estos días, deben ver el panorama global y cuidar todos los detalles para ganar la guerra. Por lo pronto ayer, con los daños a la imagen de su comandante en jefe, los padillistas perdieron una batalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s