“Raúl Padilla debe ser generoso y retirarse”

Público
Foto: Público

El rector general revela que el rompimiento definitivo con el grupo UdeG ocurrió el sábado 26 de junio en una reunión privada con Raúl Padilla López, su ex mentor político

 

 

 

 

Rubén Martín / Público, 28 agosto 2008

 

A diferencia de sus oponentes, que prefieren no dar entrevistas, el rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Carlos Briseño Torres, parece alquilarse para salir en los medios. Ha dado decenas de entrevistas en las últimas semanas. En esta a Público hace revelaciones sobre las razones de su conflicto con el grupo de Raúl Padilla López.

 

Ha hecho declaraciones que parecen ser un punto de no retorno, al denunciar a Padilla como cacique y que ya no es su jefe político. ¿Qué lo llevó a este rompimiento?

Yo tenía que hablarle claramente a Jalisco y a los universitarios. El fin de semana estuve pensándolo mucho, después de haber resistido insultos, agresiones de parte del grupo de Raúl Padilla y de él en lo particular, aunque él nunca da la cara. Y estuve pensando y el domingo, después de haber asistido a misa con mi esposa en La Barca, tomé la decisión de no aceptar más este daño a la institución que le está causando Raúl Padilla. No ha sido generoso con la institución que tanto le ha dado. Los que hace 20 años nos la jugamos con él para democratizar a la Universidad, para transformarla, nos dimos cuenta —incluidos Trino, su hermano, y Tonatiuh [Bravo], nada más que ahora no lo dicen— de que Raúl Padilla más tardó en ganar la batalla que en empezar a construir un cacicazgo, en esta que parece ser una maldición para la UdeG. Primero vinieron los Zuno, y luego llegaron los Ramírez Ladewig y luego los Padilla López. Hay algunos que creen que yo pretendo la dinastía Briseño Torres en la Universidad.

 

¿Y no es cierto?

Por supuesto que no. No aspiro a ser el nuevo cacique.

 

¿Cómo empiezan las diferencias que conducen a este rompimiento?

Empiezan a aflorar antes de integrar mi equipo. Raúl Padilla me pidió algunas posiciones y me propuso gente para todo. Lo escuché atentamente y recibí sus propuestas, pero no me comprometí a nada. No se expresó abiertamente, pero supongo que no le gustó […] Él me apoyó para ser rector, no para ser gerente o subordinado, no para ser un títere. A lo mejor creyó que iba a ser sumiso y servil, como otros.

 

Pero estaba implícito en las reglas del juego dentro del grupo.

A mí nunca me lo dijo Raúl Padilla. Cuando me ofreció su apoyo no me dijo las reglas que había que seguir. No me puso condiciones, ninguna. Me dijo: “Tú eres el más preparado, hablas inglés, eres el más articulado de todos”. Así me lo dijo.

 

¿Cuándo le dijo a Raúl Padilla que ya no era su jefe político?

Nos vimos a solas [el sábado 26 de julio] en una larga charla:le dejé muy en claro que ya no era mi jefe político y que ya no pertenecía a ese grupo porque estaba pervirtiendo los intereses de la institución. El grupo quería estar por encima del rector y eso no lo iba a permitir.

 

¿Qué respondió?

Se quedó callado. Pero le dejé en claro: “No me vuelvo a reunir más con el grupo Universidad, tú no eres más mi jefe político. Yo soy el rector de la Universidad y tienes que respetar a la autoridad universitaria”.

 

Las declaraciones de esta semana son una quema de naves: dice que se acaba el cacicazgo de Raúl Padilla, ¿qué empieza?

Estamos asistiendo, como testigos y actores principales, de un parto institucional, un poco doloroso y convulso, pero un parto institucional. En efecto, se ha derrumbado el mito Raúl Padilla […] Nadie creía que iba a caer el mito de Raúl Padilla, se está cayendo a pedazos. Me quede o no me quede de rector, eso es irrelevante ya: ya el mito de Raúl Padilla se ha derrumbado.

 

Este parto institucional del que habla, ¿no será muy efímero? Ellos pueden despedirlo más o menos pronto por la mayoría que tienen.

Ése es un cuento chino que han hecho creer a periodistas y políticos. Que me pueden correr, ¿con qué me pueden correr? La Ley Orgánica es muy clara y dice que al rector se le puede correr sólo por causa grave y, como la ley no define lo que es la causa grave, hay que buscarla por analogía. ¿Cuál sería la causa grave? Que me descubrieran una cuenta de diez millones de euros en Suiza, o que me encontraran que maté a diez o a una persona, que he violado o acosado sexualmente a mis secretarias. Lo van a intentar, pero se va a resolver en el marco de la ley. ¿Cuál causa grave? No me pueden correr. Ellos lo saben.

 

Ha dejado en claro que hay sospechas sobre manejos irregulares en las empresas parauniversitarias.

Yo no quiero presumir nada, ninguna presunción.

 

¿Hay alguna investigación en curso, alguna denuncia?

Hay dos denuncias [CUCSH y CUCS].

 

¿Aparte de esas dos?

No, no hay.

 

¿Alguna en contra de Raúl Padilla?

No hay.

 

¿Podría haber?

No lo sé. No lo sé. Todo se va a revisar. He pedido a la Auditoría Superior de la Federación y a la del estado que revisen todo.

 

¿Qué salidas ve al conflicto?

¿Qué es lo que sigue? Quieren convertir al rector general en un adorno, quitándole atribuciones por todos lados: quieren llevarse las empresas universitarias al CUCEA, quieren llevarse Difusión Cultural al CUAAD; es un despropósito, Raúl Padilla ha perdido la razón. ¿Cómo va justificar eso ante la opinión pública y la comunidad universitaria?, cuando el rector está diciendo que todo se va a transparentar, hago cambios, y ahora se quiere llevar a las empresas al CUCEA y Difusión Cultural al CUAAD, para protegerlas. Si de veras quisieran hacer una descentralización, como dicen, vamos dándole presupuesto de Difusión Cultural a todos los centros universitarios y a las prepas, para que tengan estudiantinas, obras de teatro, música, danza. No hay promoción cultural en la UdeG, es una más de las mentiras y de los engaños que Raúl Padilla le ha vendido a Jalisco y a la UdeG.

 

¿Ve posibilidad de tensiones o daño a la Universidad?

Si Raúl Padilla no es generoso con su Universidad que tanto le ha dado, puede haber un daño institucional. Él debiera reflexionar, debiera retirarse ya. Él ya estaba construyendo sus monumentos, ya le habían hecho sus reconocimientos. Por qué no dio el siguiente paso, de retirarse ya; hay que retirarse a tiempo, como los buenos toreros. Ya había hecho buenas faenas. Su ciclo está terminando estrepitosamente, su prestigio está acabado, nadie le cree a Raúl Padilla. Muchos de los que se sientan a la mesa con él a hablar de negocios o de cosas, lo hacen por temor; se acostumbraron. Es como el síndrome de Estocolmo: muchos universitarios se acostumbraron a verle bondades, porque los tenía secuestrados, pero está despertando la comunidad y la sociedad. Pero son cientos y cientos de correos los que recibo. Hagan una encuesta y se van a dar cuenta de que la gente, cuando habla con confianza, dice: “hasta que llegó un rector que tiene pantalones. Ya hacía falta”. De verdad no quiero afectar en nada a Raúl Padilla; debe ser generoso con su Universidad. Debe ayudar a que este parto sea menos doloroso, y prometo, en la memoria de mi padre, que el 31 de marzo de 2013, a la par con entregar la oficina de la rectoría, estaré entregando mi renuncia como profesor de tiempo completo en la UdeG. No habrá cacicazgo de Briseño Torres. No seré el nuevo jefe político, no me interesa.

 

¿De verdad llegará a esa fecha?

Tenlo por seguro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s