El CGU convirtió al rector y vicerrector en ciudadanos

Refugio Ruiz
Foto: Refugio Ruiz

Habrá demanda contra quienes votaron el relevo, advierte Briseño. El proceso de destitución del rector general de la Universidad de Guadalajara se tardó menos de un cuarto de hora

 

 

 

 

Luis Miguel González / Público, 30 agosto 2008

El proceso de destitución del rector general de la Universidad de Guadalajara se tardó menos de un cuarto de hora. El consejero Roberto López entregó un sobre amarillo al secretario general, Alfredo Peña. Éste lo elevó con su mano izquierda y dijo: aquí están las pruebas de las faltas graves. Someto a su consideración la destitución del rector general. La moción fue aprobada de manera unánime y en fast track, en un Paraninfo que tenía 134 consejeros y 43 asientos vacíos.

 

El secretario general no abrió el sobre amarillo. Los consejeros ni siquiera preguntaron qué había adentro. No estaban en un modo propicio para la deliberación. Querían la cabeza del rector general Carlos Briseño Torres y la del vicerrector Gabriel Torres y las consiguieron. No he robado, matado ni violado, había dicho Carlos Briseño. No era necesario. Los consejeros argumentaron que su gestión había violentado la vida institucional. Se quejaron de presiones, malos tratos y hasta espionaje. Lo que no dijeron fue que se había enfrentado a Raúl Padilla López, el hombre más poderoso de la casa de estudios.

 

Los consejeros partidarios de Briseño habían abandonado el recinto minutos antes, cerca de la una y media de la tarde, junto con el rector general y el vicerrector. Atrás dejaron tres horas de debate por cambiar el orden del día. Al marcharse, dejaron al recinto en silencio y la temperatura en ascenso… literalmente: los técnicos desconectaron el sonido y apagaron el aire acondicionado. Obligaron al secretario general a competir a gritos con una porra de estudiantes que se instaló en la planta alta del Paraninfo y vociferaba consignas antipadillistas o probriseñistas.

 

Dos minutos después de la destitución de Carlos Briseño y Gabriel Torres, llegó el momento de elegir rector sustituto. El consejero Miguel Ángel Navarro propuso el nombre de Marco Antonio Cortés Guardado y lo identificó como rector del Centro Universitario de la Salud. “Es de Ciencias Sociales”, lo corrigió alguien. No hubo contrincante ni urna digna. Los votos de los consejeros se depositaron en una humilde bolsa de plástico negra.

 

Cuando llegó el momento de contar los votos, el secretario general ya contaba con un megáfono para conducir la sesión. Con voz distorsionada anunció: Marco Antonio Cortés Guardado es el rector interino de la Universidad de Guadalajara. Víctor Ramírez Anguiano y Patricia Retamoza le pidieron que enmendara. Es el rector sustituto. Las palabras cuentan. En situación de crisis, interino rima con momentáneo. No hablaron de plazos, pero los consejeros apuestan a que Marco Antonio Cortés Guardado dure en la Rectoría General cuando menos lo suficiente para restaurar la estabilidad.

 

El rector sustituto es sociólogo y experto en cultura política. Cumple dos requisitos: es académico y goza de la confianza de Raúl Padilla. Ha trabajado cerca de él desde hace dos décadas y ha destacado en el estudio de la cultura política. Luego de rendir protesta, sus primeras palabras fueron: “Qué calor hace”. Las primeras medidas del Consejo General Universitario encabezado por él fue desconocer las decisiones tomadas por Carlos Briseño Torres. El rector sustituto promete restaurar la civilidad en la vida universitaria. Reconoció la necesidad de renovar el modelo de gestión de la casa de estudios.

 

¿Qué pasará con Briseño Torres? Buscará la restitución. Se apoyará en lo ocurrido en la Universidad Michoacana nicolaita, donde la rectora fue destituida y reinstalada. Ayer, a las seis de la tarde, celebró una rueda de prensa en el hotel Camino Real Expo. Anunció que demandará a los consejeros que votaron su destitución. Los acusa de desacato al amparo que un juez le concedió para evitar su remoción. El lunes próximo tendrá una audiencia en el juzgado que resultará fundamental para su causa. Prometió revelar delitos cometidos por el grupo afín a Raúl Padilla.

 

¿Qué pasó con el rector Briseño en el Paraninfo? Más o menos lo mismo que con Sadam Hussein luego de la ofensiva aliada sobre Bagdad: no encontró la forma de contrarrestar la abrumadora mayoría de consejeros padillistas. Muchos pensaban que tenía un as bajo la manga, luego de una semana de éxitos mediáticos contra la figura de Raúl Padilla López y algunos de sus colaboradores más cercanos. Pero David no pudo contra Goliat. El rector general y el vicerrector ya no están en sus oficinas. Además, los consejeros acordaron ordenarles que regresen sus teléfonos celulares y entreguen los vehículos oficiales. Desde ayer a mediodía, en el paraninfo de la UdeG se refieren a ellos como “los ciudadanos Carlos Briseño y Gabriel Torres”.

 

¿Qué se aprobó en el CGU?

 

El rector general da lectura de la orden del día; la mayoría del Consejo General Universitario (CGU) pide modificarlo; el rector lo reprueba

 

134 consejeros destituyen a Carlos Briseño Torres como rector general de la Universidad de Guadalajara, así como a su vicerrector, Gabriel Torres Espinoza. Ratifican a Alfredo Peña Ramos como secretario general

 

El CGU elige por unanimidad a Marco Antonio Cortés Guardado, ex rector del Centro de Ciencias Sociales, como rector general sustituto

 

Se aprueba el presupuesto ampliado de la UdeG por 7,140 millones y un desplegado en medios de circulación local para informar de cambios en la administración general

 

Dieron luz verde al Bachillerato General por Competencias, a la par que el programa de Maestría en Docencia del Inglés

 

Las bibliotecas de la UdeG, mediante el dictamen de descentralización, pasaron a formar parte del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH)

 

Parte de las compañías del corporativo de empresas universitarias se incorpora al Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA)

 

La empresa productora audiovisual se dejó en manos del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAD), así como todas las empresas del rubro artístico

 

Se votó a favor el reglamento para la prestación del servicio social en la UdeG

 

 

Para cerrar la sesión, el secretario general hizo una recapitulación del día, desde la llegada al Paraninfo de la UdeG hasta la aprobación del último dictamen, y se pasó a firmar el acta respectiva

 

Lo jurídico: las razones de cada cual (Agustín del Castillo)

Según los argumentos del grupo briseñista, no procede porque Carlos Briseño tenía la protección de una suspensión otorgada por el tercer juez de distrito en materia administrativa de esta ciudad. Además, no puede destituirse a un rector ni condenarse a nadie por un procedimiento fast track, sin ser oído ni vencido; lo correcto era abrir un expediente y fundamentarlo en la Comisión de Responsabilidades del Consejo General Universitario, escuchar al acusado y, en sesiones posteriores, votar su eventual destitución o ratificarlo

 

La mayoría padillista argumenta que el juez nunca notificó a las partes de la suspensión de que gozaba el rector, y por tanto, no había obligación de respetarla; además, que la ausencia del funcionario —su salida abrupta dando por clausurada la sesión del CGU— es una de las causales que la Ley Orgánica de la Universidad de Guadalajara establece para nombrar a un rector sustituto; que presentaron un sobre cerrado con “faltas graves” del funcionario; y finalmente, que el propio CGU es un órgano soberano que puede tomar una decisión de esa envergadura

 

La legalidad de la sesión

Los briseñistas sostienen que la sesión de ayer del CGU fue convocada con carácter de extraordinaria por el rector con un programa determinado; al no aprobarse su propuesta de orden del día, procedía clausurarla —como la declaró Carlos Briseño— y, en todo caso, se debía convocar a una nueva sesión siguiendo las formalidades —como notificar de ella a todos los consejeros, incluido el rector—, para discutir los asuntos que no se hubieran ventilado

 

Los 134 consejeros opuestos a Carlos Briseño, en cambio, aseguran que el funcionario no podía clausurar la reunión sin la venia del secretario general, por lo cual la sesión, que estaba instalada y con quórum legal, pudo continuar al designarse una nueva directiva que a la postre acordó la destitución del rector, el nombramiento del sustituto y que se cancelara la decisión de destituir a Raúl Padilla López de las representaciones de empresas parauniversitarias

 

La discusión del orden del día

El origen formal de las desavenencias fue el “orden del día” de la sesión. El rector propuso uno que privilegiaba la ampliación del presupuesto 2008 y relegaba a “puntos varios” lo demás. En su opinión, en “puntos varios” se podían incluir todos los planteamientos de los consejeros, lo que permitía respetar la asamblea tal cual fue convocada y sujetarla a la legalidad

 

Enrique Solórzano Carrillo, rector del centro de la Costa Sur, propuso un nuevo orden del día que incluía puntos como analizar la crisis de la UdeG y aprobar la descentralización de funciones del rector a algunos centros universitarios; a su juicio, no era ilegal cambiar el orden del día si la mayoría lo acordaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s