“El liderazgo de Raúl Padilla ha sido muy exitoso”

 

Iván Garcia
Foto: Iván García

El rector sustituto admite que habrá poda de funcionarios leales a quien llama rector depuesto y anticipa que podría impedirse la entrada de Carlos Briseño a centros universitarios

  

 

 

 

 

Rubén Martín / Público, 3 septiembre 2008

Marco Antonio Cortés Guardado, rector sustituto elegido el pasado viernes por la mayoría de consejeros, que responden a la jefatura política de Raúl Padilla López, sostiene que la normalidad ya está restablecida en la Universidad de Guadalajara (UdeG), aunque el ajetreo de personas y el desorden pueden observarse todavía en el edificio donde despacha la máxima autoridad de la casa de estudios. En esta entrevista defiende su designación, sostiene que la controvertida sesión del Consejo General Universitario (CGU) no fue desaseada y que Carlos Briseño Torres no regresará al cargo.

 

Dice que se está trabajando con normalidad, pero sigue la controversia jurídica.

Hay normalidad; donde hay irregularidad es en el pleito por la rectoría. Pero el rector sigo siendo yo, así lo ha manifestado el mismo juez: no hay dos rectores, hay un solo rector, y estamos viendo hacia adelante los proyectos.

 

Uno de los puntos que señaló el juez es que no se cumplieron las normas internas de la destitución de Carlos Briseño.

El CGU actuó correctamente porque tomó una determinación después de que Carlos Briseño incurrió en flagrancia en una falta grave: él abandonó el Consejo, lo clausuró unilateralmente, muy a su estilo. Ahora arguye que no tuvo derecho a ser oído, pero hay que recordar el secretario general le hizo un llamado a que regresara a la sesión.

 

¿No fueron desaseados la destitución y su nombramiento?

Fue en una situación excepcional, y puede, no sé, fue conforme a la regla… en la situación de que nos dejaron sin sonido, sin ventilación, sin agua y cerraron los baños. Eso también es una agresión al CGU. Porque el consejo no se suspendió, seguía la sesión. Creo que Carlos Briseño debe estar arrepentido de dejar la sesión…

 

¿Estaban dispuestos a discutir los puntos que señaló, la historia del control del grupo Universidad, las irregularidades…?

Claro, nada más que se cambiara la orden del día y que en asuntos varios se incluyeran los que proponía el rector. Pero, a final de cuentas, dio marcha atrás. Fue una decisión lamentable [la clausura de la sesión], eso no se le hace a un órgano de gobierno, hay que respetar las formas.

 

Dice que esta crisis debe llevar a discutir la institucionalidad, ¿en esa discusión se debe incluir el papel de Raúl Padilla en la UdeG?

Sí, pero es que está exagerado el papel de Raúl Padilla, porque todas las decisiones se toman por los canales que marcan la Ley Orgánica: todas las decisiones se procesan en los órganos de gobierno y luego se ejecutan por los mandos personales y las autoridades ejecutivas de la Universidad.

 

Lo que vimos en este conflicto es que se desnudaron los mecanismos de operación política en la Universidad. La oficina de Raúl Padilla se convirtió en un cuarto de guerra, ahí se tomaban las decisiones.

No, todas las organizaciones están regidas por una estructura de normas formales que son de carácter general, pero ninguna organización funciona solamente en virtud de los procesos establecidos normativamente. Para realizar la norma se necesita la estructuración de voluntades a través de reglas informales; digo, hasta en las familias. En la UdeG es así: hay grupos de afinidades, ideológicas, personales, políticas, de muy diversa índole. Obviamente en la UdeG existe este tipo de organización. Adrián Acosta utilizó el término de la coalición padillista. Creo que ese término es menos simplificador, habla de la pluralidad de grupos que hay en la UdeG. Ahora: ¿que Raúl Padilla ejerce un liderazgo? Pues ejerce un liderazgo obligadamente, porque si no tuviera este liderazgo la UdeG no hubiera realizado muchos de sus proyectos importantes. ¿Qué tipo de liderazgo ejerce? Hay liderazgos fundados en la adhesión al líder carismático, basados en la tradición, modernos basados en las reglas democráticas, pero básicamente los liderazgos se constituyen en legítimos y aceptados en torno a proyectos y fines que logran conjuntar voluntades. Pues Raúl Padilla ha sido muy exitoso en eso. Cada proyecto que ha avanzado es porque se han armado equipos de gente muy talentosa, y se han armado cuerpos sólidos que han logrado aterrizar esos proyectos. Todos nos enorgullecemos de ello. Obviamente Raúl es un personaje polémico, se le puede decir todo lo que quiera, pero ahí están los resultados. Su liderazgo es en función de estos proyectos y es respetuoso de la vida interna de la Universidad.

 

Usted resalta las características positivas del trabajo de Raúl Padilla, pero también es cierto que lo ejerce en condiciones de discrecionalidad. Tiene once cargos y cobra 26 mil pesos al mes, pero su ritmo de vida claramente no se mantiene con ese sueldo. El manejo de recursos millonarios en el Centro Cultural Universitario, mil millones de pesos, sin correcta rendición de cuentas…

Todas las áreas de la Universidad son auditadas por un auditor externo, que es una empresa muy prestigiada. Una sola auditoría complaciente acabaría con el prestigio de la firma. O sea, esa opacidad de la que habla Carlos no existe y hay la plena disposición de que, si se quiere auditar esas áreas, que las audite la Auditoría del Estado, adelante.

 

¿Qué es lo que sigue en los próximos días? Está convocada una marcha para el viernes.

Pues sí, va a haber tensión. Lo que está haciendo Carlos [Briseño] es una provocación, porque eso de ir de centro en centro [universitario]… Lo quisiera ver en el CUCSH [Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades], cómo lo recibirían; todos los centros están agraviados, pero si uno está agraviado es éste: fue el centro que más protestó por su llegada a la rectoría. No encontraría eco. Lo quisiera ver entrando al Centro de Ciencias de la Salud: lo van a recibir con manifestaciones patentes de repudio y de rechazo.

 

¿Trataría rectoría general, o los centros, de impedir que entre?

Es responsabilidad de cada centro, y podría impedirlo porque es responsabilidad de cada centro universitario. Si él sabe eso, ¿a qué iría al CUCSH? A provocar algo para mantenerse en los medios, porque a la rectoría ya no regresa, porque el juez dijo, y el dictamen, cualquiera que sea el escenario, está en manos del CGU, que es el órgano que designa o destituye al rector general.

 

¿Seguirá el apoyo a las actividades culturales y al Centro Cultural Universitario?

Por supuesto, no son ocurrencias de una sola persona. La FIL [Feria Internacional del Libro], por ejemplo, nos ha permitido a los académicos interactuar con pares de todas partes del mundo. El CCU es un proyecto que no solamente es de enorme valor para la UdeG, sino para Jalisco. Guadalajara tiene una vocación específica como centro cultural. El propósito del Auditorio no es ser un negocio, pero sí que tenga una base de financiamiento sano que no le cueste a la UdeG y crear públicos culturales, porque la democracia y el desarrollo económico están en función de los públicos culturales. Eso está comprobadísimo.

 

¿Se animaría a decir no a una decisión de Raúl Padilla con la que no estuviera de acuerdo en el ejercicio de la rectoría?

Pues lo que pasa es que él no me dice qué hacer […]; sé que no me vas a creer, pero yo estoy aquí y sé que tengo que tomar decisiones cotidianamente y las tengo que tomar bajo mi responsabilidad. Es decir, no sé en qué área yo me vería obligado a decirle que no…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s