Los tapatíos refrendaron su religión laica

Ejecutivo de Jalisco
Foto: Ejecutivo de Jalisco

Ajenos a la tragedia de Morelia, miles celebraron en el centro de Guadalajara. El gobernador recordó a rebeldes locales que lucharon por la Independencia

 

 

 

Rubén Martín / Público, 16 septiembre 2008

Cinco minutos antes de que el cargo público más alto del estado saliera al balcón central de Palacio de Gobierno para gritar vivas a los héroes que lucharon por la Independencia del país, las cosas parecían caldeadas en la Plaza de Armas. Una masa de ruidos conformada por silbidos, gritos y el habitual cántico de “uuulero, uuulero” parecían anticipar una ceremonia difícil para el gobernador Emilio González Márquez.

Para entonces la llovizna intensa, casi aguacero, parecía impacientar a los miles de tapatíos que se congregaban en la Plaza de Armas para refrendar, como cada año, el principal rito de la religión laica que es el patriotismo.

Pero así como amainó la lluvia, amainó el estado de ánimo colectivo personificado en las plazas que rodean Palacio de Gobierno. Los gritos intensos que se escuchaban minutos antes de que el gobernador saliera al balcón central empezaron a bajar, al tiempo que subía el volumen del Himno Nacional.

En ese momento el gobernador salió con la bandera que le había sido entregada por cadetes militares y al terminar el Himno Nacional empezó la letanía que honra a los santos del panteón cívico: “Jaliscienses, rindamos honor a los héroes que nos dieron patria y libertad” y mencionó a Hidalgo, Morelos, Allende, Aldama, y a doña Josefa Ortiz de Domínguez.

Al tiempo que sostenía la bandera y jalaba el lazo para tocar la campana, el gobernador dio el toque local al Grito al recordar a rebeldes que lucharon en contra del dominio español en esta región: Pedro Moreno, José Antonio el Amo Torres y Marcos Castellanos, líder de la rebelión de la comunidad indígena de Mezcala. Como si fuera una réplica del ritual laico, una persona se asomó a un balcón de Catedral para ondear la Bandera mexicana, al mismo tiempo que lo hacía el gobernador.

La masa coreaba al unísono los “vivas” que mencionaba el político del balcón, mientras adentro los invitados especiales vestían ropas de gala al tiempo que intentaban asomarse a los balcones para admirar la fiesta de patriotismo en la que estaban inmersos decenas de miles de tapatíos, ajenos por completo a la tragedia que al mismo tiempo ocurría en Morelia, donde un ataque con explosivos dejó un saldo de muerte en medio de la fiesta popular.

Con paz y con lluvia, el ritual de esta religión laica cerró tras quince minutos de juegos pirotécnicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s