Los acuerdos Ramírez Acuña-Padilla López

Foto. Marco A. Vargas
Foto. Marco A. Vargas

Rubén Martín / Público, 16 Octubre, 2008

 

 

 

 

Para la legión de ilusos que todavía cree en la democracia representativa, estaría bien que le echaran una mirada a la extraña alianza política que mantienen desde hace meses el ex gobernador Francisco Ramírez Acuña y el ex rector y jefe político real de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López.

Unos años atrás, cuando despachaba en Casa Jalisco, Ramírez Acuña no tragaba al jefe del Grupo Universidad. Las vueltas de la vida hacen que ahora estos personajes mantengan una relación política mutuamente beneficiosa. La relación comenzó a tejerse no de manera directa, sino a través de dos políticos cercanos a ellos: Jorge Salinas Osornio y Samuel Romero Valle, coordinador de los legisladores del PAN el primero y del PRD el segundo.

Comenzaron a acercarse para tratar asuntos de la agenda legislativa, como la reforma electoral, y posteriormente extendieron los acuerdos a otros ámbitos. Una evidencia pública de tal alianza se manifestó después de la destitución de Carlos Briseño Torres como rector general de la UdeG; Samuel Romero Valle operó para conseguir que el Congreso del Estado avalara de inmediato a Marco Cortés Guardado como rector general sustituto. Y lo logró. Ramírez Acuña y Padilla López han avanzado en otros tópicos. Uno de ellos es la defensa de la reforma electoral y los actos posteriores, como la remoción de los consejeros electorales y el acuerdo para tomar el dinero del Poder Legislativo para indemnizar a los consejeros.

Gracias a ello, el coordinador del PAN apoyó a Samuel Romero como presidente de la Junta de Coordinación Política, para irritación del PRI que alegaba que ese espacio le correspondía a su coordinador, Juan Carlos Castellanos Casillas. Como respuesta a este tema, el PRI se ha deslindado ahora (tardíamente, habría qué decir) del proceso para elegir a dos nuevos consejeros argumentando que debe llamarse a los dos suplentes. En el bloque PAN-PRD dicen que esa posición se debe a que los dos consejeros suplentes son de filiación priista, por lo que este partido gana más posiciones defendiendo a los suplentes. El PAN optaría por meter al Instituto Electoral a David Gómez Álvarez, mientras que el PRD impulsaría a Héctor Raúl Solís Gadea.

Pero aunque el tema electoral ha concentrado la atención, hay otros asuntos cuyas decisiones se están tomando ahora bajo los auspicios de la alianza política Ramírez Acuña-Padilla López.

Se trata del control del Consejo de la Judicatura y por tanto un brazo esencial en el Poder Judicial. Ayer el bloque PAN-PRD eligió como consejera a María Cristina Castillo Gutiérrez, en sustitución de Juan Ochoa Luna. Dicen los que saben cómo se mueven las aguas en el Poder Judicial que con este nombramiento ahora el control del Consejo de la Judicatura pasa a manos de Ramírez Acuña. ¿Para qué sirve este control? Entre otras cosas para influir en las decisiones internas y para llevar mano en los cambios que se van a operar en el Poder Judicial con las reformas que vienen, léase juicios orales. Se dice que la implementación de los juicios orales va a implicar el nombramiento de entre 80 y 120 nuevos jueces; ya se imaginará usted quién o quiénes influirán en su designación. Y están por venir nombramientos de magistrados al Poder Judicial. Con estos cambios se supone que se desplaza al control o la hegemonía que mantenían algunos priistas y el ex priista Salvador Cosío Gaona, quien como diputado de la anterior Legislatura influyó para poner a jueces y magistrados cercanos a él y su grupo.

El control del Poder Judicial no implica únicamente plazas para los leales al grupo político, sino también la posibilidad de influir en importantes negocios en la entidad. El Poder Judicial es clave para legalizar los terrenos en disputa (muchas veces producto de un despojo); y es esencial para fallar hacia uno u otro lado en conflictos mercantiles millonarios.

Algunos sostienen que la alianza entre Ramírez Acuña y Padilla López se mantendrá firme hasta julio de 2009, porque el PRD tendrá como candidato a Guadalajara a un aspirante de bajo perfil para allanar el camino a Jorge Salinas. Pero eso es mucho futurismo.

Los hechos del presente revelan con claridad que los espacios en los poderes públicos están siendo copados y repartidos por grupos de poder, con lo que se vacía por completo la esencia de la democracia liberal: que dichos órganos de poder público son depositarios de la soberanía popular. No es así, en Jalisco (como en México), los poderes públicos son instrumentos de grupos de poder político y económico, como la alianza Ramírez Acuña-Padilla López lo deja perfectamente en claro.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s