Sin comprobar en la UdeG gasto por 1,424 mdp de 2007

Auditoría interna 2007 revela presencia de facturas falsas y pérdida de patrimonio

 

 

Gioergio Viera, Público
Foto: Gioergio Viera, Público

 

 

 

Rubén Martín – Esperanza Romero / Público, 20 octubre 2008  

El documento indica que las prácticas irregulares en la administración de la UdeG se han vuelto cotidianas. Foto: Giorgio VieraGuadalajara.- En la Universidad de Guadalajara (UdeG) la alta burocracia se ha acostumbrado a tal grado a la falta de comprobación de gastos y al manejo poco cuidadoso de los recursos que administran, que el monto del gasto por justificar en 2007 asciende a 1,424 millones de pesos.

Las auditorías privadas practicadas a la UdeG en los últimos cinco años tienen una constante: prevalece el desorden administrativo, contable y la falta de controles financieros. Ello genera condiciones propicias para la pérdida del patrimonio y el desvío de recursos. La evasión en el pago del impuesto sobre la renta (ISR), los subsidios a las empresas parauniversitarias y las cuentas por cobrar, que se arrastran de un ejercicio a otro, son algunos de los focos rojos que la propia dependencia de fiscalización interna ha encendido.

Así consta en el expediente sobre las auditorias internas que se han practicado a la casa de estudios y cuyas anomalías había denunciado Carlos Briseño Torres en la sesión del Consejo General Universitario (CGU) del 29 de agosto pasado, en la que finalmente fue destituido. Los documentos han sido entregados a distintos medios este fin de semana por el equipo del rector destituido, quien a su vez ofrecerá una conferencia de prensa esta semana para expresar su opinión sobre ellos.

En la auditoría a los recursos ejercidos en 2007, elaborada por el despacho Salles, Sainz-Grant Thornton SC (cuya copia tiene este diario) se encontró que del total de recursos entregados a las dependencias universitarias (6,194 millones de pesos), apenas se comprobó 77 por ciento, lo que implica que no hay comprobaciones fiables sobre 1,424 millones de pesos.

El año pasado ejercieron como rectores generales Trinidad Padilla López (enero a marzo de 2007) y Carlos Briseño (de abril a diciembre).

Para 2007, los gastos por comprobar ascienden a 469 millones de pesos, en tanto que hay 40 millones de pesos que distintos funcionarios de la UdeG adeudan a la institución. La auditoría referida encontró además una evasión de impuestos por 104 millones de pesos. El manejo financiero de las Empresas Universitarias es un capítulo en sí mismo. La revisión contable encontró que dichas entidades adeudan a la administración general universitaria 312.2 millones de pesos, que hay diversas irregularidades en el manejo fiscal y de la nómina de los trabajadores y las ganancias que reciben algunas de estas empresas.

 

Anomalías recurrentes

Tanto los auditores externos contratados cada año como la Contraloría interna, han sugerido modificaciones en el manejo de las finanzas universitarias, pero no todas se aplican. Son prácticas irregulares tan recurrentes en los últimos cinco años, que las auditorías internas han detectado cuentas por cobrar, deudores diversos y adeudos de empresas para-universitarias por 4,582 millones de pesos entre 2003 y 2007, lo que representa más de 20 por ciento del presupuesto manejado por la UdeG en estos cinco años (ver recuadro).

Aunque dichas observaciones se han presentado año con año, el mes de junio pasado el despacho Salles, Sainz-Grant Thornton SC presentó un resumen sobre estas anomalías. El documento fue discutido al seno de la Comisión de Hacienda del Consejo General Universitario (CGU), que todavía era presidida por Carlos Briseño, cuyo equipo hasta este fin de semana lo hizo del conocimiento público.

El texto contenía un “memorándum de sugerencias recurrentes de los procedimientos de contabilidad y el sistema de control interno”. El documento contiene 52 recomendaciones para remediar prácticas irregulares que, al parecer, se han hecho un hábito en el manejo de los recursos universitarios. Este es el caso de la extendida práctica de presentar facturas falsas y otras anomalías en la comprobación de los recursos que manejan las distintas entidades universitarias. En este caso, se sugiere “establecer sanciones” para reparar esta irregularidad.

Las 52 recomendaciones del despacho se refieren a los siguientes aspectos:

 

Gastos por comprobar

Además de la falta de comprobación de 23 por ciento de los recursos ejercidos por la Universidad de Guadalajara en 2007, la auditoría encontró que hay errores en los documentos entregados a la Dirección de Finanzas para la comprobación de recursos, tales como facturas falsas, incumplimiento a las disposiciones fiscales, comprobaciones aplicadas a proyectos con saldos, falta de altas patrimoniales. Hay además atraso en la entrega de comprobación de recursos; se presentan comprobantes que no reúnen los requisitos fiscales; y los atrasos de años anteriores tanto en gastos por comprobar como en el rezago del pago a deudores desde los ejercicios 2001 a 2006.

 

Omisiones y agujeros fiscales

La auditoría 2007 encontró que la Universidad de Guadalajara tiene un adeudo aproximado de 104 millones de pesos con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por ISR no retenido por errores en la determinación de la base gravable. Se encontró además que no se enteran en tiempo las retenciones de impuesto sobre la renta por honorarios y arrendamiento por el atraso en el envío de documentación por parte de la Red Universitaria. Hasta junio de 2008, no se habían presentado las declaraciones informativas de pago de proveedores

 

Irregularidades en nóminas y vales

Según el reporte correspondiente a la auditoría de 2007, Rodolfo Barragán, responsable de la nómina, no tiene documentado el proceso para la elaboración de ésta. Además se encontró que no se cuenta con una base de datos con el registro federal de causante (RFC) de los trabajadores; que se hacen pagos de nómina con recursos de otros programas presupuestales; que las cuentas de nóminas no se encuentran conciliadas; que no se han reembolsado a la cuenta general cheques cancelados de la cuenta de nómina que fueron pagados a trabajadores por la Dirección de Finanzas. Se encontró además diferencia de 9.9 millones de pesos en los vales de despensa pagados y los vales entregados a los trabajadores. Se les retiene demás para cubrir las primas de los seguros de vida

 

Anomalías financieras y administrativas

En este ámbito, la auditoría privada detectó que no se cuenta con fianzas de fidelidad de las personas que tienen acceso a los recursos de la Universidad, y que hasta junio de 2008 no se habían elaborado las conciliaciones bancarias para este año. También se detectó que existen inconsistencias entre lo que reporta la auditoría del despacho externo y los números que presenta la Dirección de Finanzas. Otra práctica irregular es la presentación de cobros de cheques no reconocidos por la Dirección de Finanzas, además de cargos no identificados y cheques en conciliación que provienen de ejercicios anteriores. Los saldos en rojo en las cuentas de pasivos ascienden a 16 millones de pesos. Finalmente, los auditores se encontraron casos de “intereses ganados no depositados por la Red Universitaria a la Dirección de Finanzas”, en otras palabras, la práctica de “jineteo de dinero”. La revisión de las cuentas de la Universidad de Guadalajara también reportó anomalías en obras consistentes en avisos de terminación de obra desfasada en tiempo hasta de seis meses. En tanto que se detectó incumplimiento de cláusulas de los convenios de varios fideicomisos que tiene la casa de estudios. Se encontraron comprobantes que no reúnen requisitos fiscales (pago en una sola exhibición).

 

Rendición de cuentas

La Universidad de Guadalajara (UdeG), como institución pública, se mantiene gracias al dinero de los contribuyentes entregado a través del gobierno federal, gobierno estatal y de ingresos propios. A pesar de ello, la UdeG apenas ha sido auditada sólo en una ocasión por el órgano fiscalizador federal; todas las auditorías son privadas, como las que se reseñan en estas páginas. Las autoridades que han manejado la casa de estudios se han manifestado en contra de fiscalización argumentando que las revisiones se usan con criterios políticos; sus críticos sostienen que ha sido por temor a que se exhiban anomalías en el manejo de los recursos.

 

Anomalías bajo el microscopio
El monto de las anomalías e irregularidades detectadas por los auditores implica cantidades muy grandes de dinero. Aquí presentamos algunos casos concretos:

“Jineteo”

En octubre y noviembre de 2006, la Secretaría de Educación Pública (SEP) entregó la segunda y tercera parte de recursos a la UdeG, por 175,943 y 3’220,917 pesos, respectivamente, los cuales fueron entregados a la Dirección de Finanzas en agosto de 2006. Sin embargo, estos recursos fueron entregados a la cuenta del fideicomiso hasta septiembre de 2007. El despacho externo hace la observación de que fueron depositados los intereses respectivos por parte de la casa de estudios, “ocasionándole un desembolso no presupuestado”. Recomienda que los recursos se depositen oportunamente y evitar desviación de los mismos.

Teatro Diana

El Diana figura ente las empresas parauniversitarias que debe modificar sus criterios para la presentación de eventos, pues algunos representan pérdidas. El despacho Salles, Sainz-Grant Thornton SC recomendó evaluar la rentabilidad de los eventos antes de firmar los contratos correspondientes, puesto que se emplean recursos públicos. Entre las obras presentadas en este centro cultural que fueron incosteables para la UdeG, el auditor enlistó las siguientes:

La pasión de Jesús, pérdidas por $ 181,778

Emilia y su globo rojo, pérdidas por $ 237,218

La corona del destino, pérdidas por $ 609,622

Il circo Viaggio, pérdidas por $115,590

Slavas, pérdidas de $ 141,788

Deudores y gastos por comprobar

A diciembre de 2007, la UdeG tenía cuentas por cobrar por un monto de 510 millones 371 mil pesos. La cantidad se compone de préstamos a funcionarios (por 40’555,232 pesos); cuentas por cobrar de ejercicios anteriores (por 107’128,275 pesos); gastos por comprobar (362’899,033 pesos); y provisiones (210,736 pesos).

Funcionarios deudores:

José de Jesús Arroyo Alejandre: 5’920,994 pesos

Angel Igor Lozada Rivera: 6’000,000 pesos

Víctor Ramírez Anguiano: 2’032,817 pesos

Jeffry Fernández Rodríguez: 4’000,000 pesos

Juan Jesús Taylor Preciado: 3’325,269 pesos* (2005 y 2006)

José Antonio Ibarra Cervantes: 2’192,752 pesos (2005)

Silvia Álvarez Jiménez: 1’283,195 pesos

Fernando González Sandoval: 1’357,372 pesos

Guillermo Rivas Montiel: 1’654,982 pesos

Paola Solórzano Gutiérrez: 1’363,364 pesos

Enrique Solórzano Carrillo: 515,794 pesos

Alfredo Peña Ramos: 435,802

Salvador Mena Murguía: 150,000 pesos * (2004)

* Préstamos de ejercicios anteriores

Cuentas por cobrar de ejercicios anteriores:

Mauricio de Font-Reaulx Rojas: 32’187,054 pesos

Carmen E. Rodríguez Armenta: 29’982,226 pesos

Jeffry Fernández Rodríguez: 8’782,536 pesos

Ricardo Ávila Palafox: 5’205,795 pesos

José de Jesús Arroyo Alejandre: 3’426,035 pesos

Carlos Correa Ceseña: 3’108,510 pesos

Silvia Álvarez Jiménez: 3’242,170 pesos

Alfredo Peña Ramos: 2’217,185 pesos

Raúl Vargas López: 1’596,049 pesos

Ismael Loza Figueroa: 1’509,071 pesos

Manuel Durán Juárez: 1’027,096 pesos

Sergio López Ruelas: 1’477,616 pesos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s