La CEDHJ advirtió de “sospecha de homicidios”

Algunos de los denunciantes, como es el caso de una persona que se dedica a lavar autos en el centro de Ocotlán, dijo haber sido golpeado directamente por el Pinto

 

Rubén Martín / Público, 8  enero 2009

Guadalajara.- Que la policía de Ocotlán adolecía de preparación, que era proclive a la violación de las garantías individuales, que pesan incluso sospechas de comisión de homicidios y que Filiberto Ortiz Amador, el Pinto, era violador de los derechos humanos lo sabían ciudadanos de ese municipio desde hace meses y quedó documentada por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ).

 

En su recomendación 5/2008, conocida como una “macrorrecomendación” debido a que reunió en un solo procedimiento 59 quejas presentadas por ciudadanos de Ocotlán, consideró fundadas las denuncias en contra de la Dirección de Seguridad Pública de Ocotlán, y encontró que en 22 de las 59 quejas “se evidenciaron patrones definidos de transgresión de derechos humanos de los quejosos y agraviados”.

 

Los quejosos denunciaban detenciones únicamente con base en sospechas, lesiones, amenazas, aprehensiones por policías armados vestidos de civil que viajaban en autos son logotipos oficiales, y quienes realizaban detenciones violentas e ilegales. Se documentó que “no hubo un motivo legal para efectuar las revisiones, muchas de las cuales fueron hechas dentro de las viviendas de los inconformes sin una orden fundamentada”.

 

Algunos de los denunciantes, como es el caso de una persona que se dedica a lavar autos en el centro de Ocotlán, dijo haber sido golpeado directamente por el Pinto.

 

La recomendación dada a conocer por la CEDHJ el 3 de abril de 2008, estableció que “durante la integración del expediente de queja aparecieron elementos para acreditar responsabilidad del director de Seguridad Publica de ese municipio, licenciado Filiberto Ortiz Amador”.

 

En la parte final del documento se asentó que “Hoy, el desempeño de varios de los elementos que integran la Dirección de Seguridad Pública de Ocotlán son un ejemplo lamentable de la prestación indebida de servicio, ya que en varios de los acontecimientos descritos en esta resolución coinciden la tortura, lesiones, allanamiento de morada, intimidación, amenazas cumplidas e incluso la sospecha de homicidio”. De ahí que pidiera establecer procedimientos administrativos en contra de 25 policías de línea y en contra del propio Filiberto Ortiz. Éste último negó “sistemáticamente” las acusaciones.

 

Entrevistado ayer sobre estas advertencias que le lanzó la CEDHJ, el alcalde de Ocotlán, Absalón García Ochoa, aseveró que cumplió las recomendaciones y alegó que la mayoría de los quejosos “se dedican al narcomenudeo”. La CEDHJ tiene otras evidencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s