La crisis de los medios

 

nwtEl panorama de conjunto nos habla de que la crisis económica mundial está teniendo un enorme impacto en las empresas de medios

 

Rubén Martín / Público, 19 febrero 2009

La gran mayoría de noticias que vienen de los medios son, como la mayoría de las notas que publicamos, malas noticias, pésimas en realidad. La crisis económica internacional ha impactado de manera terrible a la industria de los medios de información.

En España los 847 empleados de El País emplazaron a huelga a fines de enero y a comienzos de febrero, tratando de oponerse a la unificación de las redacciones de Internet y la del cotidiano y en oposición a la idea de crear una empresa que subcontrate a los trabajadores de las varias compañías del grupo Prisa.

En Francia el presidente Nicolas Sarkozy, anunció un ambicioso plan para rescatar a los medios informativos de ese país de la crisis económica, y para ello dispuso una bolsa de inversión de 200 millones de euros.

The New York Times debió aceptar un préstamo de 250 millones de dólares del multimillonario mexicano Carlos Slim luego que sus ganancias disminuyeron 76 por ciento el segundo semestre de 2008, además de poner en venta su edificio corporativo en Manhattan.

Por su parte Tribune Company, empresa editora de Chicago Tribune y Los Angeles Times, se declaró en quiebra, obligando al segundo diario a cerrar su edición local. Finalmente la empresa que edita la revista Newsweek y el diario Washington Post, reportó una caída de 86 por ciento en sus ingresos en el último trimestre, por lo que anunciaron drásticos recortes en gastos y en inversiones.

La situación no es distinta en México y Jalisco donde, a pesar de que hay menos información publicada, han aumentado los costos de producción de las empresas tanto por los aumentos de varios insumos que se compran al extranjero (principalmente el papel) y por la reducción del mercado publicitario.

La principal estrategia empresarial para enfrentar el impacto de la crisis económica ha consistido en la reducción de costos que, regularmente, atraviesa por bajar sueldo o recortar personal. Localmente se han congelado plazas, se han pospuesto aumentos de sueldos y en algunos casos se ha despedido personal. El panorama de conjunto nos habla de que la crisis económica mundial está teniendo un enorme impacto en las empresas de medios. Por si mismo este panorama sería suficiente para preocupar a las empresas de información y a quienes trabajamos en esta rama, lamentablemente hay más malas noticias.

Además de la económica, los medios de información padecemos el final de un modelo económico que prevaleció a lo largo del siglo XX y que sirvió como referente para la consolidación de empresas en cada plaza importante de cada país.  Hablamos de la crisis de un modelo económico que dio sustento a los periódicos y radiodifusoras y que consistía en la obtención de ingresos gracias a la venta de publicidad y de la venta del producto, en el caso de los diarios impresos.

Este modelo se puso en predicamento y ahora está en crisis debido al impacto de las nuevas tecnologías en la producción y difusión de la información. Como se sabe, a principios de esta década una buena parte de empresas de medios arriesgaron inversiones en tecnología para subirse a la era de Internet. La mayoría fracasó, como dio cuenta el fin de la burbuja de las empresas del ramo y como observamos con las noticias del cierre de las redacciones de Internet que se crearon en muchas empresas de medios. Ahora la estrategia empresarial apuesta a la convergencia que no es otra cosa que la misma redacción produzca información para todos los formatos (impresos, Internet y televisión).

La doble crisis que atraviesan los medios, la coyuntural derivada de la actual crisis económica mundial, y la de largo plazo consistente en la crisis del modelo económico que dio sustento a las empresas el siglo pasado, ha generado ahora una crisis ética e ideológica.

Esto porque ante la disminución de los ingresos de publicidad tradicional (regularmente de empresas privadas) han aumentado los ingresos provenientes de anunciantes gubernamentales, y su peso económico se convierte con frecuencia en una influencia en los contenidos de la información que se produce y se transmite. Lamentablemente muchos de estos cambios no los estamos observando y registrando los periodistas, quienes vivimos de este oficio. Estamos como los dinosaurios observando como cae el meteorito en la península de Yucatán, sin percatarnos de las consecuencias que acarreará este hecho.

 

Anuncios

2 comentarios en “La crisis de los medios

  1. Ojalá muchos reporteros no pierdan sus trabajos. A las amenazas de los diferentes poderes polpiticos y fácticos, al riesgo que implica practicar el periodismo en este país ahora se suma esta incertidumbre económica y la sozobra de los bolsillos vacíos.
    Como siempre, excelente post y sabe que somos admiradores de su trabajo.

  2. Ojalá muchos reporteros no pierdan sus trabajos. A las amenazas de los diferentes poderes políticos y fácticos, y aunado al riesgo que implica practicar el periodismo en este país ahora se suma esta incertidumbre económica y la sozobra de los bolsillos vacíos.
    Como siempre, excelente post y sabe que soy ferviente admirador de su trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s