El fantasma del abstencionismo recorre las urnas

fidelSe espera que seis de cada diez electores no acuda a votar. En las elecciones de hace tres años, 54,214 personas anularon su voto.

Rubén Martín / Público, 5 julo 2009

Participación y abstención en el estado, elecciones locales en Jalisco 1976-2000

Tipo de elección      % participación        %abstencionismo

1976         Gobernador               61.1%       38.9%

1979         Ayuntamiento            33.5%       66.4%

1982         Gobernador               48.1%       51.9%

1985         Ayuntamiento            38.9%       61.1%

1988         Gobernador               34.4%       65.6%

1992         Ayuntamiento            54.3%       45.6%

1995         Gobernador               71.1%       28.9%

1997         Diputados                 59.5%       40.4%

2000         Gobernador               57.7%       42.3%

2003         Diputados                 53.8 %      46.1%

2006         Gobernador               60.1%       39.9%

Promedio                                                 52.0%       48.0%

Elaboración propia sobre la base de las siguientes fuentes: Padrón y votación total de 1976, 1979, 1982 y 1985: México Social. 1996-1998. Estadísticas seleccionadas. División de Estudios Económicos y Sociales del Grupo Bananex-Accival, México, 1998, página 715. Para los resultados electorales de 1976 y 1982 se consultaron además los dictámenes respectivos del Congreso del Estado. Padrón electoral de 1992 al 2000: Registro Federal de Electores (RFE) en Jalisco. Votación total entre 1992 y 2006: resultados ofrecidos por el Consejo Electoral del Estado (CEE) o Instituto Electoral del Estado de Jalisco (IEEJ) en cada elección.

Participación y abstención en elecciones federales en Jalisco 1964-2000

Tipo de elección      % participación        % abstención*

1964         Presidencial               51.6% 4    8.5%

1970         Presidencial               64.1%       35.9%

1973         Diputados                 59.2%       40.7%

1976         Presidencial               69.2%       30.7%

1979         Diputados                 60.1%       39.8%

1982         Presidencial               70.7%       29.3%

1985         Diputados                 49.9%       51.1%

1988         Presidencial               47.4%       52.5%

1991         Diputados                 60.6%       39.3%

1994         Presidencial               83.6%       16.3%

1997         Diputados                 63.9%       36.1%

2000         Presidencial               68.2%       31.7%

2003         Diputados                 54.4%       45.5%

2006         Presidencial               61.7%       38.2%

Promedio                                                61.7%       38.3%

Elaboración propia sobre la base de las siguientes fuentes: Número de ciudadanos en edad de votar entre 1964 y 1982 y resultados de los comicios presidenciales de 1964: Rogelio Ramos Orenday, “Oposición y abstencionismo en las elecciones presidenciales, 1964-1982”, en Pablo González Casanova (coord), Las elecciones en México; evolución y perspectivas, Siglo XXI, México, 1989. De 1970 a 1985: resultados oficiales de la Comisión Federal Electoral (CFE) en la Biblioteca del IFE. Datos de 1988: Dictamen de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, La Jornada, 19 de septiembre 1988. De 1991 al 2006: Resultados oficiales del Instituto Federal Electoral (IFE).

 

Un fantasma recorre las urnas: el fantasma del abstencionismo. Este domingo, cinco millones 133,870 ciudadanos inscritos en el padrón de Jalisco están convocados a votar, pero las previsiones indican que menos de la mitad de ellos acudirá de verdad a su cita con las casillas.

No será nada raro que menos de seis de cada diez electores deje de ir a las urnas. Así ha sido históricamente en Jalisco desde hace más de 40 años, tanto en elecciones federales como locales. Ya fuera durante los años del autoritarismo priista o desde el periodo de la alternancia panista, históricamente casi la mitad de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral deja de ir a las urnas por distintas causas.

La base de datos sobre el abstencionismo en Jalisco revela que los ciudadanos votan más en elecciones federales y en comicios donde se elige presidente de la república cada seis años. En elecciones federales, el promedio de participación en catorce comicios es de 61.7 por ciento en Jalisco. Un tercio de los electores se ha abstenido de acudir a las urnas.

Hay más personas que dejan de ir a votar en elecciones locales. La base de datos de once comicios revela que la mitad de los electores no considera necesario ir a votar. En estas once elecciones, 52 por ciento de los empadronados ha ejercido su derecho al voto, en tanto que 48 por ciento ha dejado de participar.

Éstos son los datos históricos, pero, si nos atenemos a los estudios de opinión que se publicaron durante la actual campaña, en esta ocasión se espera un abstencionismo mayor, cercano a 60 por ciento. Es decir: habrá unos tres millones de abstencionistas y unos 2.3 millones de votantes.

Habitualmente se considera que los abstencionistas dejan de ir a las urnas por apatía o flojera. Pero también hay razones políticas. Un estudio de la Universidad de Guadalajara de 2002 precisa que una cuarta parte de los abstencionistas deja de ir a las urnas por razones políticas, en tanto que 26.5 por ciento lo hace por apatía, 32.4 por ciento por causas circunstanciales y 15.8 por ciento debido a razones técnicas (Encuesta estatal sobre abstencionismo y participación cívica en Jalisco, UdeG, 2002).

A esto se suma el desconocido número de personas que en esta ocasión acudirá a las urnas, pero anulará su voto en señal de protesta por inconformidad con la oferta de los candidatos y para manifestar su malestar en contra del sistema electoral y de partidos.

Hace seis años los votos nulos fueron la quinta fuerza electoral: 57,101 personas anularon sus boletas. En los comicios para gobernador de 2006, los votos nulos fueron 54,214. Se espera que mañana esta cifra aumente significativamente.

Aunque varios de los candidatos, dirigentes políticos o autoridades electorales han criticado el abstencionismo o el voto nulo, alegando que no tendrá consecuencias políticas, lo cierto es que la tasa de rechazo a las urnas o candidatos es importante, pues implica una falta de legitimidad de las autoridades que emergen del proceso electoral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s