Amiguismo criminal

Foto: Arturo Campos Cedillo, La Jornada Jalisco
Foto: Arturo Campos Cedillo, La Jornada Jalisco

Rubén Martín / Público, 1° octubre 2009

 

Pregunte a su alrededor: en su familia, amigos, compañeros de trabajo o vecinos y confirmará una situación totalmente novedosa para los tapatíos. Todos tenemos a un conocido enfermo de dengue o de influenza, esto sin contar los miles de casos sospechosos y otro tipo de enfermedades estacionales como infecciones respiratorias graves. Nunca en esta generación los tapatíos nos habíamos enfrentado a un crisis de salud pública como la que tenemos ahora.

Las cifras actuales son de escándalo: 20,626 casos probables de dengue, 1,818 casos confirmados de influenza A-H1N1 y 936 de influenza A. Hay que sumar además los miles de casos no reportados debido a que son atendidos por médicos y hospitales particulares.

Como toda persona que ha tenido que enfrentar una enfermedad de este tipo, no se trata únicamente de padecer durante unos días molestias más o menos graves, sino la serie de consecuencias que acarrea para las familias esta nueva manera de lidiar con estas epidemias.

Enfermarse de dengue o influenza, o incluso tener sospecha de, altera la vida cotidiana tanto de los niños que van a la escuela, de las madres que no tienen dónde dejarlos o de las abuelas que no pueden cuidarlos. Ya el líder de los industriales de la entidad, Javier Gutiérrez Treviño, precisó que hay hasta 5 por ciento de ausentismo a causa de las enfermedades. Si tomamos en cuenta únicamente a los trabajadores formales, hablamos de casi 60 mil personas que están dejando de ir a trabajar porque están enfermos o sospechan que fueron alcanzados por una de las epidemias que están azotando a la población de la entidad.

A pesar de todos estos datos, hechos y consecuencias que están alterando la vida cotidiana de los tapatíos, el secretario de Salud Alfonso Gutiérrez Carranza fue mantenido en el cargo hasta ayer miércoles, por el gobernador Emilio González Márquez.

Todo esto a pesar de las denuncias de expertos que sostienen que las epidemias del dengue (especialmente en la zona metropolitana de Guadalajara) y de la influenza se salieron de control debido a políticas equivocadas, medidas tomadas a destiempo y la desvergüenza de maquillar cifras.

Lo dijo muy Norma Jacobo Hernández, ex jefa del Departamento de Vectores y Zoonosis de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ): la del dengue en la zona metropolitana de Guadalajara era una epidemia que pudo evitarse. El brote en la zona metropolitana está “fuera de control” debido a que al manipular las cifras de casos de dengue el año pasado, la secretaría “no actuó oportunamente donde debía”, declaró Norma Jacobo a Maricarmen Rello (Público, 30 septiembre 2009).

Por su parte, el coordinador del Observatorio para la Salud de la Universidad de Guadalajara, Marco Antonio Castillo Morán, ayer denunció nuevamente que en la administración de Gutiérrez Carranza al frente de la Secretaría de Salud “siempre se caracterizó por un subresgistro de datos” lo que propició que al no considerar “el impacto real de un brote de casos, devino en epidemia” (ver la nota en la edición de este día).

En resumen, hablamos de un funcionario que en lugar de hacer bien su chamba, evadió los problemas y ocultó datos con el fin de proteger su chamba y cuidar la imagen de su jefe político, el gobernador del estado, propiciando con ello una crisis de salud pública como pocas veces se ha tenido en la entidad.

Hablamos de un funcionario, además, que siempre evadió asumir su responsabilidad en las enfermedades producidas por contaminación en las poblaciones de El Salto, Juanacatlán y en la zona de Miravalle.

A pesar de todas estas evidencias, en lugar de despedirlo desde antes como correspondía, el gobernador Emilio González todavía lo defendió el martes a mediodía ante los alcaldes electos con quien se reunió. Según el gobernador, Alfonso Gutiérrez era un buen secretario de Salud.

Que le pregunte a las miles de familias que han padecido dengue o influenza en este año, que les pregunte a quienes han perdido un familiar a causa de estas epidemias.

Lo mantuvo ahí únicamente por motivos personales, políticos o de amistad. Es un amiguismo criminal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s