Grupo UdeG, la pugna detrás de las grietas. (Un reportaje de julio de 2008, para entender el presente)

 

Girogio Viera, Público
Foto: Girogio Viera, Público
 

 En quince meses de rectorado de Carlos Briseño se van acumulando las disputas al interior del grupo UdeG; muchos creen que padillistas y briseñistas se encuentran al borde de la ruptura; otros estiman que al final terminarán pactando para no poner en riesgo los beneficios que obtienen del control de la Universidad de Guadalajara y sus vastos recursos

 

 

 

 

 

Rubén Martín / Público, 21 julio 2008

 

La unidad del grupo encabezado por Raúl Padilla López, que ha mantenido el control de la Universidad de Guadalajara (UdeG) a partir de 1989, parece estarse resquebrajando, luego de diez episodios de conflicto que se han suscitado desde que Carlos Briseño Torres asumió como rector general en abril de 2007.

 

El motivo del más reciente episodio es la denuncia de irregularidades en el programa de trasplante de órganos del Hospital Civil de Guadalajara (HCG), en el que varios miembros del grupo UdeG aparecen como protagonistas o, eventualmente, implicados. Pero la pugna no se originó ahora (ver listado aparte).

 

Para los briseñistas el punto crítico de esta disputa es que Raúl Padilla sigue teniendo la última palabra en la Universidad, al grado que en una reunión reciente Carlos Briseño le reclamó: “Tú ya has sido rector 18 años [en referencia a su periodo —1989-1995—, al de Víctor González —1995-2001— y de Trinidad Padilla López —2001-2007—] ahora déjame ser rector a mí”. Los padillistas piensan que Briseño traicionó al grupo y quiere quitar a Raúl Padilla para quedarse en su lugar. Apelan a un espacio informal en el que se toman las decisiones y en el que reconocen el liderazgo de Raúl Padilla.

 

 

Público
Foto: Público
 

Los padillistas se reagrupan

 

 

 

 

Las declaraciones de Briseño del pasado 7 de julio sugiriendo cierta responsabilidad de los ex directores de los Hospitales Civiles, Raúl Vargas y Leobardo Alcalá, abrieron una nueva fase del enfrentamiento. El pasado 8 de julio, por separado, Vargas y Alcalá cuestionaron la postura del rector de la UdeG. Antes de presentarse ante la prensa, ambos acudieron a pedir el consejo de Raúl Padilla.

 

Los padillistas se sintieron sorprendidos de la belicosidad de Carlos Briseño, por lo que el viernes 11 de julio comieron en casa de Raúl Padilla, a donde acudió la plana mayor del grupo, excepto Briseño y Gabriel Torres. El estado de ánimo que prevaleció no podría ser peor para el rector: la mayoría de los asistentes lo considera poco menos que un traidor al grupo en el que se formó y que lo llevó al poder.

 

En esa reunión los padillistas acordaron “generarle una oposición sistemática” a Carlos Briseño tratando de ganar una batalla en la opinión pública mediante desplegados, fijando postura de rectores de centro y consejeros universitarios. Hubo varias voces radicales en contra del actual rector, entre otras las de Tonatiuh Bravo y de Alfredo Peña. A diferencia de algunos de los asistentes, Raúl Padilla mostró una postura mesurada, “como si estuviera actuando para una cámara”, según uno de los comensales. Circuló incluso la versión que algunos padillistas plantearon la destitución del rector, valiéndose de que tienen mayoría en el Consejo General Universitario, pero esto parece ser más un deseo que una posibilidad en este momento.

 

Luego de las declaraciones de Vargas y Alcalá, convenientemente se filtraron a los medios las denuncias que el abogado general de la UdeG interpuso por posibles desvíos de recursos de Conacyt en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y en el de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH). Las denuncias son de mayo y abril respectivamente, por lo que no queda lugar a la duda que fueron desempolvadas para usarlas políticamente.

 

A la espera de la siguiente jugada que de la facción contraria, los briseñistas y padillistas van acumulando municiones para usarlas cuando sea necesario. Los padillistas creen que el actual rector puede ser vulnerable si se da a conocer la larga lista de parientes que Carlos Briseño tiene en la Universidad; alegan que la gestión de su hermano en el centro universitario de la Ciénega puede ser revisada y que uno de sus colaboradores podría tener problemas en el manejo del programa de servicio social.

 

Los briseñistas, por su parte, creen que es tiempo de exigir cuentas en el manejo de las empresas parauniversitarias que ahora no entran al esquema de transparencia. De hecho, ni siquiera presentan cuentas a la Administración central de la UdeG. Desde hace dos meses se les pidió la nómina que manejan todas las empresas del llamado Corporativo Universitario y hasta ahora no se han entregado a la rectoría.

 

¿La segunda guerra de los desplegados?

Uno de los acuerdos tomados en la comida de la casa de Raúl Padilla ya se ha cumplido. Desde entonces a la fecha se han publicado tres desplegados en los que las autoridades de dos centros universitarios (CUCS y CUAAD) lanzaron críticas directas al rector general mientras que los integrantes de la Comisión de Hacienda del CGU criticaron al vicerrector Gabriel Torres por convertirse en “juez mediático” con sus declaraciones sobre los implicados en posibles desvío de recursos federales en el CUCS y CUCSH. Algunos universitarios se preguntan si estamos al inicio de otra “guerra de los desplegados”, como la de hace 20 años, es decir, si está próxima una pelea por la conducción real y no formal de la Universidad. Varios de los entrevistados creen que sí y mencionan la lista de agravios que se van acumulando entre Briseño y Padilla.

 

La lista de agravios

Los briseñistas dicen que el grupo lo hace rector y luego no lo dejan gobernar, ni siquiera designar a todos los funcionarios de la administración central. Como ejemplo mencionan la intención de despedir a Rogelio Campos (director general de Medios) y a Alejandro Martínez Varela (del área de tecnologías de la información), ambos defendidos por Padilla. Cuestionan que se le impida a Briseño tener un proyecto político al margen del grupo. Sienten que Padilla se les adelantó al pactar con el líder del PRI Javier Guízar, la secretaría general del tricolor para Patricia Retamoza, cuando Briseño y Arturo Zamora creían que esa posición era de ellos. La queja principal es que parece que Raúl Padilla sigue sin dejar que el rector ejerza completamente sus funciones.

 

Los universitarios afines a Padilla mencionan, en primer lugar, que Briseño los ha traicionado. Alegan que el rector no ha consultado varias decisiones al interior del grupo como antes se hacía, por ejemplo la elaboración del presupuesto, el acercamiento con Emilio González, la cita que tuvo con Felipe Calderón, y la solicitud a la auditoría federal y a la estatal para que revisen las cuentas de la UdeG. Esta última acción fue reclamada de manera directa por Raúl Padilla a Carlos Briseño. Le critican, finalmente, que use la UdeG para ir tejiendo su proyecto político propio al interior del PRI, sin hacer partícipe al grupo. Y se recuerda todavía el desaire de Briseño en su primer informe de labores, al mandar a los hermanos Padilla (Raúl y Trino) a unos asientos periféricos y no en las primeras filas del Paraninfo.

 

¿Tiempo de ruptura?

El desgaste de un grupo que ha mantenido, a cal y canto, el control de la UdeG por casi dos décadas, la acumulación de agravios, el largo rosario de episodios de conflicto, y la tensión creciente pareciera indicar que llegó el tiempo de la ruptura.

 

Pero por el otro lado, todos tienen mucho qué perder. Por el tamaño de los recursos humanos y financieros, la UdeG es el segundo aparato público de Jalisco, después del Poder Ejecutivo, y tiene más presupuesto que la mayoría de ayuntamientos del país, incluido el de Guadalajara. En suma, es un apetitoso botín político.

 

Es además el espacio que les ha permitido a muchos dirigentes universitarios hacer no sólo una carrera profesional y política, sino también aumentar notablemente su patrimonio personal. El manejo de la UdeG ofrece incontables oportunidades de hacer negocios mediante el manejo de las fideicomisos, empresas, obras, finanzas, contratos con proveedores, y la gestión de las licencias y permisos de tienditas, restaurantes y centros de copiado dentro de cada centro universitario y en cada preparatoria. Un ejemplo: funcionarios universitarios calculan que quien maneja una preparatoria fácilmente puede obtener hasta 500 mil pesos mensuales a través de ingresos informales.

 

En resumen, las facciones del Grupo Universidad se ven empujadas a la fractura por la ambición de un nuevo control político, pero a la vez, se ven tentados a pactar y hacer un nuevo arreglo interno para preservar los intereses que todos disfrutan. Es una delicada balanza de intereses, que depende por ahora de ellos en ausencia de una fuerza opositora independiente al grupo UdeG.

 

Todo parece indicar que la siguiente batalla tendrá lugar en la sesión de CGU prevista antes del 1 de agosto. Ahí se discutirá el presupuesto ampliado y probablemente cambios en el organigrama de la administración central y en las atribuciones de las comisiones del Consejo. Al parecer se quiere quitar ciertas atribuciones del rector; del lado de los briseñistas su apuesta consiste en sacar la discusión del presupuesto del espacio cerrado del grupo político para llevarlo a instancias formales y a la discusión pública. Creen que su discurso de la transparencia les rinde más frutos a ellos que a sus adversarios.

 

Independientemente de hacia dónde evolucione el conflicto, lo que es un hecho es el enfriamiento de la relación entre Carlos Briseño y Raúl Padilla. Incluso algunos han escuchado decir a éste último que se equivocó en respaldar al primero para que llegara a la rectoría de la máxima casa de estudios del estado

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s