PGJEJ: Briseño no dejó información relevante en su computadora

Foto: Público

Rubén Martín – Jorge Valdivia / Público, 3 diciembre 2009

El acta ministerial levantada por agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco en el lugar de los hechos, despeja dudas acerca de la muerte de Carlos Briseño Torres. Entre otras cosas, confirma el mensaje póstumo que el rector destituido de la Universidad de Guadalajara (UdeG) dejó a su familia, corrobora que ocho días antes de morir se practicó un electrocardiograma por exceso de estrés y que los investigadores de la PGJEJ revisaron la computadora personal de Carlos Briseño y dos discos compactos, que al final fueron devueltos a la familia porque no se encontró información relevante. Y todo parece confirmar que Briseño se suicidó, pero falta por conocer el resultado definitivo de las pruebas periciales.

En otras palabras, al menos en esos discos compactos y en la computadora portátil que usó antes de morir, Carlos Briseño no dejó información relevante sobre el manejo de los asuntos en la UdeG, tal que implicaran a las actuales autoridades universitarias.

Tampoco había avances de las presuntas memorias que Carlos Briseño estuviera escribiendo, confirmaron a este diario personas cercanas a la familia del rector destituido, muerto en su residencia de Valle Real el pasado 19 de noviembre.

“Amada Lucy, Karla, Carlos, No puedo más, perdónenme y rueguen a Dios por mi. Adiós mamá y hermanos y tías. A todos los quiero mucho. Carlos”. Este fue el mensaje que dejó Carlos Briseño antes de morir, según la agente del Ministerio Público que atendió el caso.

El mensaje se encontró al revisar la computadora personal de Carlos Briseño, en la cual “se localizó un archivo en el programa Word, mismo que se aprecia escrito a las 04.01, cuatro horas con un minuto PM, del día 19 de noviembre del año 2009”, se indica en el acta ministerial firmada por María Guadalupe Mercado Hernández (de la que Público tiene una copia), que fue la agente del MP que acudió al domicilio del rector destituido en Valle Real, tras recibirse el llamado de emergencia.

El acta, donde se relata cómo se encontró la escena en la casa a la llegada de la funcionaria y las diligencias que se practicaron después, es la 1546/2009 e indica que el cuerpo de Carlos Briseño se localizó en una estancia a un lado de la puerta principal del domicilio, hacia donde había sido llevado desde el lugar en que lo encontró su esposa con el fin de brindarle atención para tratar de salvarle la vida, según lo hacía constar “una huella de arrastre, la cual conduce hacia un cuarto de baño”.

En el baño se localizó una mancha de sangre en el piso de “aproximadamente 70 centímetros de ancho por 90 de largo de forma irregular y multiforme”, así como al lado del retrete una pistola “marca Browning calibre .9 milímetros, tipo escuadra, color niquelado o cromada, con el número 245PZ74736 con cachas de plástico ortopédicas en color negro, la misma con su respectivo cargador y amartillada”. También se hallaron un casquillo de bala .9 milímetros “de la marca Luger WIN” y dos esquirlas.

Sobre la causa de la muerte, se indica que el Servicio Médico Forense informó que, según el resultado de la necropsia, “se debió a herida producida por proyectil de arma de fuego penetrante de cráneo”

El acta ministerial revela que además de Briseño y su esposa Lucía Cuenca, se encontraba en la casa una trabajadora doméstica, a quien posteriormente se le practicaron pruebas de “absorción atómica” para deslindar responsabilidades.

El mismo examen se ordenó para ambas manos del difunto, así como uno de las huellas dactilares y uno de balística comparativa y nitritos al arma de fuego y casquillos encontrados, con el fin de comprobar si fue éste quien accionó la pistola encontrada en el lugar de los hechos.

En el estudio, sobre un escritorio de madera de color café, se localizaron una computadora portátil encendida, dos discos compactos, un talón de boleto de avión y “dos carpetas de color blanco con el logotipo Centro Médico Puerta de Hierro, conteniendo en su interior documentos diversos y estudios realizados al paciente Carlos Briseño Torres”. El estudio fue un ecocardiograma de estrés con dobumatina realizado el 11 de noviembre de 2009.

Los documentos, discos y el material de la computadora fueron revisados en presencia de Alfonso Briseño Torres, hermano del ex rector (quien llegó a la casa en el transcurso de las pesquisas), y tras determinar el MP que no había nada relevante, con excepción del mensaje póstumo (del que se hizo una copia) y el expediente médico, el resto se dejó en el lugar.

De los resultados de los exámenes ordenados para deslindar responsabilidades no hay mención en el acta, por lo cual está pendiente que la PGJEJ dé a conocer la versión final del hecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s