Tenacatita: Despojo y privatización

Policías ocupan un hotel en Tenacatita, tras el desalojo: Público

Rubén Martín / Público, 12 agosto 2010

Tenacatita ha sido una de las playas más visitadas por los tapatíos hace más de 40 años. Generaciones de familias han conocido ahí el mar y se han bañado en sus aguas. Hasta ahora.

Resulta que el proceso de despojo de bienes comunes y públicos que ha imperado en los últimos años alcanzó ya esta hermosa playa ubicada en el municipio de La Huerta, en la Costa Alegre de Jalisco.

El 4 de mayo más de 150 policías estatales fueron enviados por el Ejecutivo del estado para ejecutar una resolución judicial a favor de la presunta dueña de dichos predios, Inmobiliaria Rodenas; uno de cuyos accionistas principales es José María Andrés Villalobos, ex presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara.

Del talante de este empresario dan cuenta sus palabras recogidas en 2008: “No estamos discutiendo cuestiones de zona federal, son cuestiones de propiedad, es un terreno, van y se te meten a tu casa algunas gentes, pasan 30 años y no los puedes sacar aunque tengas resoluciones y órdenes judiciales. ¿Qué vas a hacer? Pos los vas a sacar a chingadazos tarde o temprano, pero los vas a sacar” (Juan Carlos G. Partida, La Jornada Jalisco, 7 julio 2008).

Pasaron dos años pero al fin los deseos de este empresario se cumplieron, a chingadazos el pasado miércoles 4 de agosto los policías estatales desalojaron a los habitantes y comerciantes que se habían establecido en Tenacatita. La cosa no es tan simple como planteó el empresario de marras, pues no es tan claro que ellos hayan sido los propietarios y que algunas personas se hubieran metido en su casa.

En realidad las tierras están en litigio, pues si bien la Inmobiliaria Rodenas presenta papeles que dicen avalarlos como dueños, los desalojados tienen títulos de propiedad con firmas presidenciales; además el ejido el Rebalsito asevera que en la década de 1960 recibieron una ampliación del Poder Ejecutivo federal.

En el caso de Tenacatita estamos ante el secular problema de litigio de tierras, un conflicto que se deriva, ahora como hace 200 años, de la ambición de intereses privados que pretenden posesionarse de las tierras y recursos naturales que tienen un potencial para explotar económicamente.

Ya algunos estudiosos del moderno sistema mundial han destacado cómo el despojo de tierras se constituyó en una de las fuentes originarias de acumulación de capital. A lo largo de estos siglos, las resistencias, rebeliones y las luchas populares, especialmente de indígenas y campesinos, lograron moderar o contener la sed capitalista de despojo.

Los tiempos que corren han desatado una nueva fase de intensificación de despojos lo que ha propiciado una nueva fase de acumulación que el autor británico David Harvey nombró como “acumulación por desposesión”. A escala planetaria es lo que hizo Estados Unidos al invadir Irak. Es decir, las fuerzas militares o policiales se ponen al servicio de los burdos intereses capitalistas.

Lo dicho en los párrafos precedentes parece un rodeo o un rollo, pero no lo es. Vemos en la costa de Jalisco la misma lógica de despojos y desposesión en búsqueda de ganancias, lo que tiende a privatizar las playas que hasta hace unos años se podían disfrutar como bienes comunes a todos.

Es un proceso acelerado de acaparar las mejores tierras y playas, quitándoselas a quienes las han poseído desde hace décadas para meterlas al circuito de producción de capital mediante negocios inmobiliarios, turísticos, o de producción agrícola.

Ésta lógica de despojos representa una gran transformación para miles de personas que por décadas se han ganado la vida poseyendo dichas tierras y playas; durante años han reproducido su vida montando lanchas para pescar, estableciendo comercios y restaurantes para los turistas o sembrando productos agrícolas.

Todo esto se pretende arrancar de raíz para despojarlos ya no solo de sus playas y tierras, sino de sus modos de vida y de las relaciones sociales en las que han vivido.

En lugar de ello, el proyecto empresarial-gubernamental pretende que modifiquen radicalmente su vida para convertirlos en sirvientes de los dueños de los hoteles y de los turistas. Ese es el proyecto de vida que las clases propietarias venden a las actuales generaciones. Pura basura.

El caso de Tenacatita, por lo demás, pone en su lugar al gobernador Emilio González, quien en sus discursos dice que le interesa el bienestar de los gobernados. En la práctica el desalojo violento de Tenacatita lo revela como un mero sirviente de los intereses empresariales.

Anuncios

Un comentario en “Tenacatita: Despojo y privatización

  1. tienes toa la razon, yo como afectada te lo digo claramente esta gente nadamas vino a fregar a todos los pobladores tanto de tenacatita como de el rebalce de apazulco que es el ejido, tanto estuvio chingando villalobos por tantos años hasta que llego su compadre emilio para ayudarlo a despojarnos de nuestras tierras porque son nuestras tierras porque aqui nacimos, aqui crecieron nuestros padres, nuestros hijos y nuestros nietos, contamos con titulos de propiedad entonces somos los verdaderos dueños porque la tierra es de quien la trabaja que no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s