¡No con nuestro dinero!

Rubén   Martín / El Respetable, 24 enero 2011

Una vez más el gobierno de Emilio González Márquez mintió. Se dijo que el proyecto de la Vía Exprés, esa avenida elevada de cuota, era viable entre otras cosas porque no necesitaría dinero público, que la inversión sería 100 por ciento privada y que por tanto los contribuyentes no pondríamos un solo peso. 

Falso. Ahora que el gobierno estatal pretende dar un empujón decisivo a este proyecto, se vio obligado a enviar información más detallada a los diputados locales con el propósito de convencerlos de dicha obra que se pretende trazar por sobre la vía del tren que corre la avenida Inglaterra.

Pero eh ahí que en dichos documentos se revela el misterio: el inversionista privado únicamente pondría 32 por ciento de los recursos, como reveló en un documento el consultor García Rojas y Asociados, según la nota de Agustín del Castillo del pasado 20 de enero.

“En los documentos oficiales, se parte de un costo de construcción de 5,671 millones de pesos estimados (246 millones de pesos por kilómetro), y se plantea la siguiente estructura de aportación: ‘1,954 millones de pesos [27.5 por ciento del costo final total] de subvenciones [sic]; 2,239 millones de pesos [31.5 por ciento] de aportación de capital de riesgo y 2,913 millones de pesos (41 por ciento] de crédito, incluyendo comisiones e intereses durante la construcción [ con lo que el costo final de la obra se elevaría a 7,106 millones de pesos…]” (Público, 20 enero 2011).

En esos mismos documentos hay un párrafo por demás ilustrador, donde se señala que el inversionista “deberá tener todas las facilidades y apoyos suficientes para que se dé este escenario, ya que si continuara solamente con crédito bancario, su tasa interna de retorno se vería mermada a tal grado que para las condiciones actuales de mercado, desincentivaría la inversión”, se le en el Estudio de prefactibilidad financiera.

Subrayo la propuesta del gobierno estatal de que se “deberá tener todas las facilidades y apoyos” para el inversor privado a fin de que “su tasa de retorno” no se vea mermada. En palabras simples: se requiere que los contribuyentes pongamos dinero en esa obra que se asignará a una empresa privada y todo para que esta no merme su “tasa de retorno”, es decir, para que le garanticemos su tasa de beneficios.

Más allá del debate situado en el tema de la movilidad de si la Vía Exprés es necesaria o no para la movilidad en la ciudad, sugiero enfocar el tema desde otro punto de vista: ¿Por qué demonios los contribuyentes debemos estar invirtiendo enormes cantidades de recursos para que una constructora particular, es decir, un reducido grupo de capitalistas y propietarios privados, obtengan ganancias lucrativas?

Encuentro dos respuestas, una de índole ideológico-política y otra de orden práctico.

La respuesta ideológico-política es que el actual gobierno estatal, como la mayoría del mundo siguen creyendo o actuando con la idea de que la privatización de los recursos y bienes públicos, así como la participación privada en la economía son imprescindibles para que prospere el proyecto capitalista que se ha ido imponiendo en el mundo desde hace 30 años.

Uno de los aspectos centrales del discurso y práctica neoliberal que se impuso en el mundo como proyecto de reestructuración capitalista consistía en repetir que la intervención del Estado en la economía era una de las causas de los males que padecían las economías de todo el mundo. De ahí se impuso como supuesta salida a la crisis capitalista de la década del 70 del siglo XX la idea de que era necesario privatizar los bienes y empresas públicas y dejar toda la economía en manos de empresas privadas.

Tres décadas de difusión, expansión, predominio y práctica de este proyecto nos confirma que esto no ha sido así. Por el contrario, si uno mira lo que ha ido ocurriendo en todas las economías capitalistas es que cada vez es más usual la participación de dinero fiscal a fin de garantizar los negocios privados, ya sea mediante las cuantiosas inversiones en infraestructura, la privatización mencionada de bienes, empresas y servicios públicos o mediante el rescate de empresas o sectores capitalistas en crisis.

No hay que ir muy lejos. La crisis financiera internacional detonada  en octubre de 2008 se ha saldado con la inversión de dinero público para el rescate de corporaciones privadas más alta de toda la historia del capitalismo. En Estados Unidos se requirieron más de 700 mil millones de dólares (mdd), en Grecia 100 mil mdd, en Irlanda se habla de una cantidad semejante, en España 140 mil mdd, y así por el estilo.

En México el rescate del Fobaproba nos está costando a los mexicanos más de 950 mil millones de pesos, y a eso se suma el rescate fiscal de la fallida privatización carretera ocurrida durante  el salinismo y el rescate  de muchas empresas privadas, cuyos dueños acuden al gobierno en turno gracias a sus relaciones.

El neoliberalismo y su credo de que todo lo privado era mejor ha resultado un fracaso de cabo a rabo, pues.

La otra explicación que encuentro para a la pregunta de por qué demonios se aporta dinero de los contribuyentes en este negocio privado que es la Vía Exprés es de orden práctico. Se trata de las relaciones entre empresarios y gobernantes que se tejen en toda gran obra o inversión pública y los beneficios que de ahí derivan: los empresarios obtienen jugosas y fáciles ganancias mientras que el político en turno puede esperar que el empresario favorecido se convierta en un donante o financiador del proyecto electoral presente o futuro. Esto parece estar detrás de la Vía Exprés.

En fin, si quieren que hagan negocios, ¡pero no con dinero público! ¡No con nuestro dinero!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s