¿Fin del grupo UdeG en el PRD?

Rubén   Martín / El Respetable, 12 marzo 2012

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) de Jalisco está en un aprieto por el anuncio de Enrique Alfaro Ramírez, el pasado 9 de marzo, de romper la alianza que mantenía con este partido político.Con esta decisión el PRD queda fuera de la coalición con el Partido del Trabajo, Movimiento Ciudadano, Alianza Ciudadana, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y otras agrupaciones que han apostado por los rendimientos electorales que les puede dejar la candidatura a gobernador del alcalde de Tlajomulco.Es un atolladero y el posible inicio de una crisis severa para el PRD Jalisco porque eso implica que este partido deberá ahora buscar un candidato propio, pero con mínimas posibilidades de crecer en la contienda por la gubernatura.A estas alturas se estará barajando nuevamente la candidatura del diputado local Raúl Vargas López y probablemente de algún otro aspirante que pueda levantar un poco las posibilidades del perredismo local.

Todo indica, sin embargo, que el PRD estatal se encamina hacia el cuarto o quinto lugar en las votaciones de julio de este año.

Es necesario mirar más allá del mero horizonte del próximo julio. Lo que en el fondo está en crisis es el uso instrumental del PRD Jalisco por parte del grupo político que controla la Universidad de Guadalajara (UdeG) y que dirige el ex rector Raúl Padilla López.

La historia de este uso instrumental es más o menos así: en 1997 Andrés Manuel López Obrador era el presidente nacional del PRD y a fin de fortalecer a ese partido para los comicios federales de ese año, invitó a varios grupos y organizaciones del país a sumarse al Sol Azteca. En esa coyuntura se sumaron entre otros El Barzón que dirigía Maximiano Barbosa, y también el grupo UdeG.

Fue en esa fecha cuando el propio Raúl Padilla tomó protesta como militante y como candidato a diputado local plurinominal. Es la única ocasión que Raúl Padilla ha sido electo a un cargo de elección y que ha estado sometido al escrutinio público por parte de los electores.

El control del PRD y las apuestas políticas que en cada coyuntura hace el grupo UdeG, con distintos actores políticos, han convertido al grupo universitario en uno de los más influyentes en la política estatal y ha dado a Raúl Padilla un poder bajo la sombra, con enorme poder de veto en decisiones relevantes que se toman en el estado y en todas las decisiones más importantes al seno de la UdeG.

Bajo el liderazgo de Raúl Padilla, el grupo UdeG ha hecho del PRD un partido mediocre, con porcentajes de votación menores, y sin posibilidad de crecer o competir por el poder.

Al igual que  en el resto del país, el PRD ha dejado de ser un partido vinculado a movimientos sociales para convertirse en mera agencia de colocación de regidores, diputados y mantener una burocracia partidista. Es iluso o ingenuo pensar que el PRD es un partido de izquierda.

Pero el grupo UdeG no quiere al PRD para cambiar el mundo, sino para seguir protegiendo y manteniendo sus privilegios. Es un partido que permite al grupo universitario gestionar sus intereses en ayuntamientos, en el Congreso local y en la Cámara de Diputados.

Como ya he escrito antes: a través de estas representaciones, el PRD negocia más presupuesto, gestiona permisos para sus proyectos, cabildea que no lo fiscalicen o que le aprueben sus cuentas públicas.

A todas luces, este modelo ya hizo crisis. Hay muchos militantes y votantes de esta agrupación que están hartos del control udegista y ven en la candidatura de Enrique Alfaro la posibilidad de hacer a un lado a este grupo.

La dirigencia nacional perredista ha sido corresponsable porque permitió y consintió esa situación debido a que los Chuchos han sido aliados del grupo UdeG. Pero ahora ni al PRD nacional ni a los Chuchos les conviene que el PRD se quede al margen de la coalición con Alfaro, pues se exponen a una votación ridícula, es decir, a menos votos en Jalisco y en la circunscripción y eso significan menos diputados, menos prerrogativas, menos chambas que dar y repartir.

Por eso es pertinente preguntarse si llegó el fin del grupo UdeG en el PRD para concentrarse en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), puesto que es pública y notoria, la apuesta principal de grupo político padillista consiste en respaldar al priista Aristóteles Sandoval a la gubernatura del estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s