Anestesiados frente a la violencia

Rubén Martín / El Respetable, 19 septiembre 2012

Primero fueron 26 cuerpos dejados en dos vehículos en los Arcos del Milenio el 24 de agosto de 2011 en Guadalajara, luego fueron 18 cuerpos encontrados en Ixtlahuacán de los Membrillos el 10 mayo de este año, y apenas el domingo se encontraron 17 cuerpos en Tizapán, en los límites entre Jalisco y Michoacán, México.

Tres hechos, 61 muertos. La misma forma sangrienta y brutal de mandar mensajes de parte de las agrupaciones del crimen organizado (al menos eso dicen las autoridades). Es la comunicación social de la violencia: puedo levantar a decenas de personas al cabo no me van a detener, puedo golpear y torturar a los detenidos, puedo matarlos a sangre fría, matarlos lentamente o rápidamente, como quiera, están en mis manos.
Es una forma de hacer la violencia que no conocíamos en esta región. Es una violencia que no tiene que ver con las muertes violentas de décadas atrás, según lo recordó hace dos años el experto forense jalisciense Mario Rivas Souza. Muertes al fin, se dirá, pero no tenían estos componentes sádicos y tortuosos de la violencia de nuestros días.

El asunto es que el primer hallazgo de asesinatos colectivos ocurridos en noviembre de 2011 conmocionó a la población que se enteró de la noticia; el segundo hallazgo impactó menos; el tercer asesinato colectivo se digiere como una nota más de la época de violencia que se vive en el país.
Nos estamos acostumbrando a estas noticias. Nos estamos anestesiando.
Apenas seis años atrás no conocíamos este tipo de sucesos de nota roja, al menos no eran tan habituales.
Es el legado que deja el mandatario saliente Felipe Calderón. Su afán de ganar una legitimidad que no tuvo en las urnas lo llevó a plantear esta absurda y estúpida guerra en contra del crimen organizado.
Antes de que levanten la voz los defensores de Calderón hay que decir que no se trata de una defender al crimen organizado. La crítica es a la manera irresponsable y atrabancada con la que Calderón decidió esta guerra. Insisto, más para tratar de unir a la población en torno a un objetivo, tal como George W. Bush (quien por cierto también llegó al poder en elecciones cuestionadas) unificó a la mayoría de los estadounidenses en torno al mito de la amenaza terrorista, el mandatario panista lanzó esta guerra para buscar legitimidad y encontrar refugio y protección entre las fuerzas militares y la policía federal.

Es muy grave lo que Calderón hereda para el país: un país con casi 70 mil muertos, más de 45 mil denuncias de desapariciones, más de 250 mil desplazados, un incremento geométrico en las denuncias de violaciones a los derechos humanos, un aumento como nunca en el pasado reciente en el número de fuerzas armadas (la policía federal pasó de 6 mil a 36 mil en el calderonato), de recursos de los mexicanos para la compra de armamento, para comprar más tecnología de espionaje… ¿y para qué?

Toda la población sabe que el narco no se combatirá con más armas, con más policías y con más soldados en las calles.

El narco se combatirá cuando haya un país justo, una sociedad en la que no le falte ni comida ni techo a ninguna familia, cuando se paguen salarios decentes por las extenuantes jornadas de trabajo, cuando la mayoría tenga educación y salud gratuita.

Mientras tanto, la guerra de Calderón deja al país ensangrentado y a muchos anestesiados e inmunes ante los escandalosos hechos de violencia que tenemos ante nuestros ojos.

No debemos acostumbrarnos a los asesinatos colectivos, ni a los narcobloqueos, ni a las caravanas de patrullas llenas de policías federales, ni a los retenes de los soldados, ni a los destazados por los Zetas o los asesinados por el cártel de Sinaloa. Nada de eso es normal. Lamentablemente, se intentó hacer normal durante este sexenio. No nos anestesiemos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s