Charrismo sindical intocado

Reforma laboral. Cartón: Hernández

Rubén Martín / El Economista, 1 octubre 2012

En las tres últimas décadas quienes están al mando del poder político mexicano han modificado el sistema de partidos para tratar de dar credibilidad al juego electoral; se crearon instancias autónomas para proteger derechos humanos y el derecho a la información; se abrió la circulación de la información y se creó una instancia autónoma para la fiscalización del dinero público. En estos 30 años la competencia electoral permitió el relevo de dos partidos en la conducción de la presidencia.

Al mismo tiempo, en el mismo lapso la economía mexicana se reestructuró de tal modo que se convirtió en una de las más abiertas a la inversión privada y se tienen firmados tratados comerciales con más naciones que ningún otro país del mundo. Es decir, en 30 años se reestructuró el sistema político (lo que no quiere decir que sea más democrático) y se reestructuró el capitalismo mexicano.

Pero los intereses de los sindicatos corporativos, conocidos como charrismo sindical, no se han tocado ni con la hoja de una iniciativa de reforma.

Siguen intocables, tal como quedó demostrado ahora que la alianza legislativa priista-panista sacó adelante la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) a partir de la iniciativa preferente que envió Felipe Calderón Hinojosa el 1 de septiembre pasado.

La iniciativa panista, enviada por Calderón, contemplaba aspectos que se supone incentivaban la democracia en la elección de dirigentes sindicales y obligaban a las dirigencias a rendir cuentas sobre el manejo del patrimonio y las cuotas de los agremiados.

Pero tales preceptos contenidos en la iniciativa no pasaron. Fue la condición que puso sobre la mesa el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para sacar adelante la otra gran parte que contenía la reforma laboral, aquella que propicia una mayor flexibilización y control sobre la fuerza de trabajo, condición que patrones y tecnócratas consideran necesaria para impulsar la competitividad y productividad en la economía mexicana.

Apenas se conoció la iniciativa de Calderón, los dirigentes de las federaciones sindicales charras como la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), así como otras instancias sindicales oficialistas se manifestaron en contra.

¿Por qué los otros poderes del país no tocan los intereses de los dirigentes sindicales charros? Porque más allá de la evidente corrupción con que se manejan las finanzas sindicales y las aportaciones que les dan patrones o el propio gobierno federal (por ejemplo al SNTE, sindicato de Pemex, IMSS o burócratas), el sindicalismo charro presta enormes servicios al modelo de acumulación de capital y al sistema político-electoral mexicano.

Por eso se tolera e incluso propicia que exista evidente enriquecimiento inexplicable (es decir, riqueza que no se podría comprobar únicamente con el sueldo que perciben por el trabajo que desempeñan) de la mayoría de los dirigentes sindiciales charros.

La llamada transición a la democracia no toca a las dirigencias sindicales charras.

Y no lo harán nuevamente porque ahora las agrupaciones y dirigentes charros volverán a ser instrumentos de control para aplacar la inconformidad con la reforma aprobada y para obligar a aceptar las nuevas disposiciones que contiene la reforma laboral.

De modo que los intereses de los charros sindicales no serán tocados por los poderes públicos ni por empresarios, porque son funcionales para contener salarios, aplicar formas de trabajo explotadoras y porque a la vez sirven como maquinarias de votos para los partidos políticos. Los intereses de los charros serán tocados cuando los trabajadores de base lo decidan. Aunque no se vea por ahora en el horizonte, en el subsuelo ya se escuchan voces en contra de esos intereses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s