Emilio y los alcaldes entrantes

Emilio González en la toma de protesta de Ramiro Hernández. Foto: Gobierno del estado

Rubén  Martín / El Respetable, 8 octubre 2012

Así como mandatario panista saliente Felipe Calderón Hinojosa está haciendo todo lo posible por quedar bien con el entrante, el priista Enrique Peña Nieto, al igual en Jalisco el gobernador panista Emilio González Márquez se está esforzando por una transición tersa y cómoda con los gobiernos que llegan.

Las razones generales son de sobra conocidas. Tanto Felipe Calderón como Emilio González son gobernantes panistas a quienes les tocó el nada honroso mérito de perder sus respectivas elecciones y entregar las administraciones a gobiernos emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Más allá de sus convicciones personales, en la conducta tanto de Calderón como González parece imperar un pragmatismo de colaborar en todo lo que puedan con los gobiernos entrantes por compromiso institucional, pero también por conveniencia personal. Un buen trato con el que llega puede ayudar a que en el futuro no se escarbe en sus respectivos gobiernos.

Emilio González ha dado muestras sobradas de ello. Apenas el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco (IEPC) declaró triunfador al priista Aristóteles Sandoval Díaz, el actual gobernador se apresuró a llamarlo y a invitarlo a Casa Jalisco.

Ya han sostenido al menos tres encuentros y de su resultado y acuerdos hablaremos más adelante.

Pero por lo pronto el actual gobernador deberá tener trato con los nuevos gobiernos municipales durante los siguientes seis meses. Y como se sabe, la gran mayoría de las nuevas administraciones municipales son priistas, incluyendo las de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá.

¿Cómo será la relación del gobernador con estas administraciones? Todo indica que serán tersas y de amplia colaboración.

De hecho el día de la toma de protesta de los nuevos alcaldes, el gobernador armó una agenda maratónica para asistir a siete tomas de protesta, entre ellas las cinco de la zona metropolitana de Guadalajara. No hay duda, entonces, de que Emilio González quiere buen trato con los nuevos alcaldes metropolitanos.

A dos de ellos los conoce bien. Jorge Arana Arana, alcalde de Tonalá, no sólo fue su adversario por la alcaldía de Guadalajara en 2003, posteriormente convivieron juntos como regidores, con varias acuerdos de por medio.

En tanto Ramiro Hernández, alcalde de Guadalajara, y Emilio González les tocó presidir sus respectivos partidos casi al mismo tiempo, periodo en el que se trataron políticamente con frecuencia.

En el caso de los alcaldes de Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco, el actual mandatario tiene  buen trato con los padrinos o jefes políticos de dichos alcaldes: Héctor Vielma, Alfredo Barba y Enrique Alfaro Ramírez, respectivamente.

De modo que se puede esperar que las muestras de cortesía y buen trato que Emilio González dispensó a los alcaldes entrantes continúen en los seis meses siguientes. Especialmente en Guadalajara, que es donde se asienta la Ciudad Creativa Digital y que será el proyecto futuro del actual gobernador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s