¿Y dónde está el gobernador?

Emilio González inaugurando una obra el 21 de octubre. Foto: Gobierno del estado

Rubén Martín / El Respetable, 22 de octubre 2012

Ya se sabe desde hace mucho tiempo que la agenda de la política tradicional no coincide con la agenda de la sociedad. Pero en el caso del actual gobierno estatal, esa brecha entre agenda del poder y agenda de la sociedad parece estarse abriendo cada vez más.

Hay en este momento una cantidad de temas y problemas que aquejan a la población del estado, como la crisis agropecuaria, la devastación medioambiental que hace crisis en diversas regiones, la falta de ingreso a quienes viven de su fuerza de trabajo, la crisis de la vivienda, el fracaso del sistema de transporte público, la falta de alimentación para cientos de miles de jaliscienses y la sociedad dual que se agranda con más pobreza para muchos y más riqueza para pocos. Y sin embargo, el gobierno actual no atiende estos problemas, o no parece hacerlo.

A los problemas más lacerantes del estado se suman problemas coyunturales o estrictamente políticos como es la notoria crisis del Congreso del Estado, una transición de gobierno desatendida, la crisis financiera de los ayuntamientos, así como un gabinete suelto y trabajando cada quien por su cuenta.

La muestra más clara de esta desatención es que el gobernador Emilio González Márquez parece desaparecido. Tiene una agenda escueta, que parece más bien diseñada para hacer que sigue presente cuando en los hechos está ausente de los asuntos cruciales del estado.

Pareciera que Emilio González cerró el changarro antes de tiempo. Creo que fue en la clausura de los Juegos Panamericanos celebrados en Guadalajara hace justo un año.

Antes de los Panamericanos Emilio González tenía un activismo porque creía que dichos Juegos le ayudarían a conseguir la candidatura presidencial del Partido Acción Nacional (PAN). Pero tres semanas antes de inaugurarse los Panamericanos, el gobernador de Jalisco declinó o fue bajado de la contienda,  y desde entonces gobierna con tan bajo perfil, que desaparece del radar.

¿Donde está Emilio González, qué hace los días que no tiene agenda pública? No se sabe.

Se dirá que atiende reuniones privadas, que cita a su gabinete y que sigue trabajando normalmente.

No es así. Hace tiempo que no había un mandatario de tan bajo perfil. De hecho, en lugar de gobernar los seis años, Emilio González ha sido un gobernador de dos tercios: cerró el changarro con la clausura de los Juegos Panamericanos.

En casos como estos es cuando se hace más notorio la enorme brecha entre la política profesional y las necesidades de la gente, entre el diseño institucional y los tiempos del sistema político liberal y los problemas reales y cotidianos que deben enfrentar las personas para subsistir día a día, para salir adelante.

En casos como estos se nota más la crisis y el fracaso del sistema liberal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s