Emilio, ¿misión cumplida?

Foto: Gobierno de Jalisco
Foto: Gobierno de Jalisco

Rubén Martín / El Informador, 10 noviembre

“Presidente, misión cumplida; en Jalisco vivimos mejor”. La frase es del gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, y la pronunció el 6 de noviembre ante el titular del Ejecutivo federal durante la inauguración de la presa de La Yesca, en los límites entre Jalisco y Nayarit.

El contexto del mensaje de Emilio González a Felipe Calderón es que ambos mandatarios están ya en su etapa de despedida y empiezan a aflorar sentimientos y temores que aquejan a un gobernante al final de su periodo: preocupaciones por cómo serán evaluados por la sociedad y cómo pasaran a la historia.

Calderón ha tratado de enfrentar el fin de su sexenio con intensas giras inaugurando obras por la República y cambiando el discurso desde su último Informe de Gobierno en el que enfatizó la defensa de su estrategia de la guerra en contra de las drogas; ahora en su propaganda y en sus giras enfatiza obras y programas sociales, especialmente de salud.

Parece que Calderón no quiere pasar a la historia con la imagen del gobernante que deja un país ensangrentado y sumido en la violencia.

A Emilio González le quedan todavía cuatro meses para dejar el cargo. Después de varios meses de escasa actividad pública, en el último mes ha intensificado su agenda. Pero ya en tono de despedida, como la frase pronunciada ante Calderón: “Presidente, misión cumplida”.

El argumento de Emilio González fue el siguiente: “Jalisco está mejor, hoy Jalisco es más verde, la gente tiene más capacidad de compra; en Jalisco hay menos pobreza y marginación; hay más competitividad. Jalisco es más humano, con más educación y con más salud. Presidente Calderón, misión cumplida; en Jalisco vivimos mejor.

Un día después de la gira con Calderón, el gobernador enumeró las obras realizadas durante su sexenio que lo llevan a afirmar que “hoy Jalisco es mejor”.

El Macrobús, la casi conclusión del Periférico, el Circuito Sur, Prolongación 8 de Julio, el Corredor Lázaro Cárdenas – Vallarta en el que se incluye el Puente Atirantado.

A estas obras suma datos de política social y su reciente iniciativa de candidaturas ciudadanas para afirmar que, incluso, hay “pasos agigantados en materia de democracia”.

Sin embargo la realidad es terca y no se deja comprar con discursos. La realidad para la mayoría de los jaliscienses es que ahora viven más intranquilos e inseguros que hace seis años. La realidad es que las familias de Jalisco deben trabajar más para pagar sus gastos de subsistencia, y que además deben gastar más tiempo en transporte para ir a su trabajo o escuela.

La realidad es que las casas cada vez son más chicas (48 metros cuadrados), y que la mitad de los jaliscienses se gana la vida en la economía informal, que 230 mil jóvenes ni estudian ni trabajan y que 1.6 millones de jaliscienses no tienen siquiera para comer, según el Coneval.

Por toda estas razones, especialmente si sigue habiendo gente que no tiene ni para comer, es indecente declarar la misión cumplida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s