Calderón hereda más pobreza

Rubén Martín / El Economista, 26 noviembre 2012

Disminuir o erradicar la pobreza ha sido una de las principales promesas de las clases gobernantes en este país, no de ahora, sino de siempre.

Desde la Colonia, pasando por los gobiernos independientes, los gobiernos posrevolucionarios, hasta llegar a los gobiernos neoliberales actuales (periodo que comparten gobernantes emanados del PRI y del PAN) siempre se ha dicho que una prioridad consiste en reducir la pobreza.

Todos han fracasado. Es vergonzoso que tras 200 años de gobiernos independientes el México de principios del siglo XXI tenga la mitad de su población en la pobreza.

Junto con la espiral de sangre y violencia con la que deja el país, el aumento de la pobreza es también uno de los saldos negativos del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Las cifras oficiales dadas a conocer por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) el pasado 15 de septiembre indican que durante el sexenio de Calderón aumentó la pobreza.

En 2008, la población en situación de pobreza era de 44.5 por ciento; mientras que para 2010, aumentó a 46.2 por ciento. En cifras totales, en 2008 había 48 millones 838 mil; y dos años después estaban en esta circunstancia, 51 millones 993 mil, personas, esto es, tres millones 155 mil personas más a las filas de los pobres.

El “Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2012” de Coneval es relevante porque además de las cifras anuales, hace un balance sexenal de la política social.

Luego de destacar ciertos logros como la reducción de hogares que carecen de servicios básicos, de la ampliación de la cobertura en salud, de aumento del gasto para desarrollo social y el aumento en la cobertura de los programas sociales, los redactores del informe de Coneval cuestionan la coherencia de la política social en su conjunto.

Se critica, por ejemplo, la gran dispersión de los programas sociales del gobierno federal y de las entidades federativas. A escala federal hay 273 programas y acciones y en los gobiernos estatales 2,391 programas y acciones; muchos de ellos con un fin más coyuntural o político que en congruencia con una política social de fondo.

Si bien los especialistas de Coneval resaltan algunos problemas de coyuntura que podrían explicar el aumento de la pobreza, como la caída del ingreso tras la crisis económica de 2009 y el constante aumento del precio de la canasta alimentaria desde entonces, en el fondo hay un problema de largo plazo y es que el ingreso real promedio de 2010 es semejante al de 1992.

En el estudio hay una gráfica más que elocuente que revela que en 60 años (de 1950 a 2010) la economía mexicana apenas si ha crecido y mucho menos en el periodo neoliberal (de 1982 a la fecha).

Los redactores del informe de Coneval no lo dicen, pero su diagnóstico es al mismo tiempo un severo cuestionamiento a las políticas neoliberales, cuyos exponentes prometieron un país de desarrollo económico, y bienestar para la población con sus políticas económicas de apertura al libre comercio y a la inversión privada, acompañada de privatizaciones y desregulaciones. Todos los componentes del programa neoliberal se han aplicado al pie de la letra haciendo de México una de las naciones más abiertas al capitalismo global, pero en lugar del desarrollo y el bienestar prometido, se tiene un país que no crece lo suficiente, ingresos en retroceso y una pobreza en aumento. En resumen, un fracaso. Y Calderón es corresponsable del mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s