Tonatiuh Bravo llegará, pero acotado

Foto: Tonatiuh Figueroa, Milenio Jalisco
Foto: Tonatiuh Figueroa, Milenio Jalisco

Rubén Martín / El Respetable impreso, 14 enero 2013

Tonatiuh Bravo Padilla será el próximo rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), para el periodo 2013-2019. Así lo confirman fuentes acreditadas de la casa de estudios y así lo corroboran los primeros pasos que se han dado para el proceso de designación de la máxima autoridad administrativa de dicha institución.

Si bien otros cinco universitarios tienen autorización para registrarse como aspirantes, ya está tomado el acuerdo en el grupo político que gobierna la UdeG para llevar a Tonatiuh Bravo a la rectoría general. Es decir, Raúl Padilla López, el jefe del grupo UdeG, ya dio el visto bueno, ya lo operó al seno del G4 integrado por él, el propio Tonatiuh Bravo, Trinidad Padilla López y Alfredo Peña Ramos. La decisión, a su vez, ya fue comunicada al grupo UdeG ampliado integrado por unos 20 operadores de esta camarilla universitaria.

A fin de que estas decisiones no aparezcan ante la opinión pública como una burda imposición de Raúl Padilla o del grupo UdeG, se diseñó una hoja de ruta que incluye una convocatoria para cubrir el aspecto jurídico y procedimental y una ruta política en la que se incluyen otros contendientes para darle legitimidad a una decisión tomada exclusivamente al seno del grupo que ha controlado la UdeG desde 1989.

Los otros cinco aspirantes que pueden registrarse son: Ruth Padilla Muñoz, titular del Sistema de Educación Media Superior; Jaime Agustín González Álvarez, director de los Hospitales Civiles de Guadalajara; Héctor Raúl Pérez Gómez, rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS);  Juan Manuel Durán, director de la Biblioteca Pública del Estado; y Pablo Arredondo Ramírez, rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

Si algo extremo ocurriera, se ha considerado como segunda opción, la posibilidad de que llegara Ruth Muñoz, sobre todo con el argumento de que sería la primera mujer rectora, en toda la historia de la UdeG.

Toda esta operación política parte del acuerdo entre Tonatiuh Bravo y Raúl Padilla López. El punto más delicado de toda esta operación de traspaso de poder universitario consiste en que el jefe del grupo quería garantías de que el sucesor designado no pretendería desplazarlo, como ocurrió con Carlos Briseño Torres, el rector general (2007-2008) quien ya en el cargo, pretendió disputarle a Raúl Padilla la jefatura del grupo político que controla la UdeG. Ya sabemos lo que ocurrió: la aplanadora de consejeros universitarios padillistas lo destituyó en agosto de 2008 y un año después (noviembre de 2009), se suicidó en su casa de Valle Real.

Por eso ahora el proceso de sucesión está siendo cuidado por Raúl Padilla como si de elaborar una pieza fina de orfebrería se tratara. De ahí el cuidado en los detalles formales y sustanciales de todo el proceso.

Como se sabe, cada seis años el Consejo General Universitario (CGU) de la UdeG elige al rector general para un periodo sexenal. En diciembre el CGU nombró a la comisión electoral; el pasado 8 de enero la UdeG publicó en los diarios de Guadalajara la convocatoria en la que se determinan los requisitos, plazos y procedimientos para elegir al próximo titular de la universidad pública de Jalisco.

En teoría, de acuerdo con dicha convocatoria, cualquier universitario que cumpla con los requisitos de ser mexicano, tener más de 30 años, contar con licenciatura, tener al menos tres años de experiencia académica y contar con “reconocida capacidad académica y honorabilidad”, puede aspirar a ser rector. El requisito principal consiste en obtener las firmas de respaldo de 15 por ciento de los 183 universitarios que conforman el CGU, es decir el apoyo de 28 consejeros universitarios.

El registro de candidatos se convocó del 9 al 16 de enero, y los aspirantes registrados expondrán su plan de trabajo del 22 al 25 del mismo mes. El 31 de enero se convocará a sesión de CGU para la elección de rector general. La convocatoria estipula que ganará la elección el candidato que obtenga 50 por ciento más uno de los votos de los consejeros asistentes.

Pero como se escribió arriba, la decisión ya fue tomada tanto por Raúl Padilla como por los principales integrantes del grupo UdeG. Para llegar a esta decisión fue necesario antes tomar algunas medidas. Una de ellas fue “sentar” al actual secretario general de la UdeG, Alfredo Peña Ramos. A Alfredo Peña se le sentó con la norma no escrita del grupo UdeG de que “quien opera no juega”. La norma interna se refiere a que quien controla los votos de los consejeros no puede postularse.

Como se puede ver, este sistema de elección se parece mucho al viejo esquema de sucesión presidencial priista, pero queda muy alejada de ser un proceso democrático.

Pero el punto crucial de la elección de Tonatiuh Bravo es que asumirá la rectoría a cambio de aceptar llegar acotado. Probablemente, sostienen fuentes universitarias, podría ser el rector general de la UdeG con menos nombramientos y poder de que se tenga registro en la historia reciente de la UdeG. Es el precio que aceptó pagar para llegar a la máxima posición formal de la UdeG. La posición de poder real sigue estando en manos de otro personaje.

Anuncios

Un comentario en “Tonatiuh Bravo llegará, pero acotado

  1. Una diferencia nodal con el sistema de “dedazo” priista es que era el propio presidente quien designaba a su sucesor y luego “desaparecía” del poder incluso desde que lo designaba. Este ritual dio esperanza periódica al pueblo del cambio social que jamás llegaría. En la UdG hay una situación diferente, el rector general NO es el poder real como bien lo ha dicho Usted, por lo tanto la estructura de poder en la UdG conlleva el riesgo permanente del maximato-traición (El síndrome de Calles-Cárdenas).

    Otro riesgo, es que Padilla, como antes “La Quina” en el sindicato petrolero, el profesor Jongitud en el sindicato de maestros y ahora Elba Esther Gordillo, pueden ver agotada su utilidad para el sistema de control del Estado Nacional, un riesgo que se materializó en el caso del factotum Carlos Ramírez Ladewig. Nada se mantiene estático y lo mas sabio es dejar el poder cuando se tiene suficiente control o el mismo puede volverse maremoto contra el poder unipersonal que no olvidemos -vive mientras es útil al sistema-dominio-Estado-Clases Dominantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s