El cuento de las cuentas del IFE

Consejeros del IFE. Foto: La Jornada
Consejeros del IFE. Foto: La Jornada

Rubén Martín / El Economista, 29 enero 2013

Enrique Peña Nieto, cerró su campaña como candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el Estadio Azteca el domingo 24 de junio del 2012. Fue un cierre al estilo priista: estadio casi lleno con 100 mil asistentes, reparto de tortas a la entrada, espectáculo a cargo de la banda El Recodo y la renta de cientos de camiones para transportar a los seguidores del abanderado priista.

¿Cuánto costó dicho evento? De acuerdo al reporte de la Unidad de Fiscalización del Instituto Federal Electoral (IFE) apenas 20 mil pesos, gracias a la magia del prorrateo, según la denuncia presentada por el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano.

En total, según reportaron los priistas, el cierre de campaña en el Estado Azteca costó 500 mil pesos, pero oficialmente a la campaña del candidato presidencial se le cargaron solamente 20 mil pesos, es decir, 4 por ciento.

¿Alguien se cree esta mentira? De hecho, ¿alguien cree realmente que un cierre de campaña como el descrito haya costado apenas medio millón de pesos? Concediendo incluso que la cifra ofrecida por el PRI sea cierta, ¿no se debe acreditar el gasto al candidato que cerraba su campaña ahí, es decir, Peña Nieto?

Este es el cuento que los consejeros del IFE quieren que nos traguemos sobre las cuentas de costos de la campaña presidencial de 2012.

En el mismo reporte sobre gastos de campaña presidencial presentado por la Unidad de Fiscalización del IFE se sugiere imponer una multa por 129 millones de pesos a los partidos que conformaron la coalición Movimiento Progresista que respaldaron la campaña de Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo a la dirigencia nacional perredista, a ellos los fiscalizadores del IFE no les aplicaron el criterio del prorrateo (es decir, repartir gastos de campaña entre los distintos candidatos).

Es una papa caliente la que tienen ahora en sus manos los consejeros generales del IFE, pues se supone que este miércoles deben votar las multas propuestas por la Unidad de Fiscalización. Esta controvertida decisión del llamado árbitro electoral debe sumarse a la decisión votada por el pleno de consejeros cuando decidieron no sancionar al PRI por las acusaciones de que trianguló recursos en el caso Monex, una decisión convertida en mayoría gracias al voto del consejero Sergio Ramírez, reconocido militante y dirigente del PRI.

Con su decisión, la autoridad del IFE quiere hacer creer que la campaña de Peña Nieto respetó el tope legal de 336 millones de pesos, ignorando que la población vio miles de espectaculares, promocionales, regalos, oficinas lujosas, costosas producciones de video costo, sueldos y viáticos para asesores y ayudantes. Y todo eso apenas costó menos de 336 mdp según el cuento de las cuentas del IFE.

Parece que los consejeros del IFE creen que la población del país es estúpida; al contrario, son estúpidos los consejeros del IFE si creen que la población se tragará ese cuento.

Este es un ejemplo más, claro y conciso, del por qué el descredito de las instituciones y el sistema político avanza a pasos agigantados en el país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s