Tonatiuh Bravo: sucesión en la Universidad de Guadalajara

Tonatiuh Bravo celebra triunfo, junto a sus oponentes. Foto-Notimex
Tonatiuh Bravo celebra triunfo, junto a sus oponentes. Foto-Notimex

Rubén Martín / El Economista, 1 febrero 2013

El jueves 31 de enero, el Consejo General Universitario (CGU) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) eligió a quien será su rector para los próximos seis años. 106 consejeros, de 182 que asistieron, eligieron al maestro Tonatiuh Bravo Padilla, dejando atrás a Ruth Padilla Muñoz, Héctor Raúl Pérez Gómez y Pablo Arredondo Ramírez, todos ellos académicos que se desempeñan como funcionarios universitarios.

El relevo de mando en la UdeG es un asunto de relevancia nacional no sólo porque se trata de la segunda universidad del país, también porque es la entidad pública que tiene más empleados y recursos públicos que cualquier gobierno municipal de México y es incluso más grande que algunos gobiernos estatales, por ejemplo el de Colima.

El Gobierno de Colima ejerció el año pasado 8,187 millones de pesos (mdp), casi 700 millones menos que la Universidad de Guadalajara, que ejerció 8,884 mdp. Entre docentes, investigadores y trabajadores administrativos la UdeG tiene en nómina a 24,696 trabajadores por 5,379 que maneja el Poder Ejecutivo colimense.

En Jalisco, la UdeG es el segundo empleador de la entidad, después del Gobierno de Jalisco y poco arriba de la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social. Ninguna empresa privada maneja el personal que tiene la UdeG.

De ser una universidad concentrada en la zona metropolitana de Guadalajara (ZMG), en las últimas dos décadas la UdeG se ha extendido a todo el estado. La red universitaria pública de Jalisco cuenta con 15 centros universitarios (siete en la ZMG y ocho en las regiones), una matrícula de 128,404 alumnos de nivel medio superior y 99,112 estudiantes de nivel superior.

Como se ve, la sucesión en la UdeG equivale a la elección de gobernador o de las alcaldías más importantes del país.

Obviamente una institución así produce y despierta grandes apetitos políticos. Como otras universidades del país, la UdeG no es ajena a la política y al control de grupos de poder regionales.

En este caso, el gobierno de la UdeG ha estado controlado desde hace 24 años por una camarilla a cuyo frente se encuentra el ex rector Raúl Padilla López, cuya notoriedad nacional deriva de los proyectos culturales que ha impulsado, como el festival o muestra de cine de la ciudad o la Feria Internacional del Libro (FIL). Pero junto a su actividad como promotor cultural, Raúl Padilla se reconoce como un poder político relevante en la región, con el que tienen qué convivir los poderes públicos y fácticos del estado.

Si bien tanto el nuevo rector, Tonatiuh Bravo, como Raúl Padilla son formalmente militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el grupo UdeG no tiene un partido definido para militar. La militancia se define en función de sus objetivos para proteger a la UdeG de intervenciones ajenas a las de su propio gobierno.

Aunque Tonatiuh Bravo fue electo formalmente por los integrantes del CGU, antes se había dado una elección previa al seno del grupo UdeG y una negociación particular entre el nuevo rector y el exrector Raúl Padilla, quien sigue manteniendo la jefatura del grupo que gobierna la UdeG desde 1989.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s