Retazos de Constitución

Los diputados jurando la Constitución de 1917. Foto-INEHRM
Los diputados jurando la Constitución de 1917. Foto-INEHRM

Rubén Martín / El Economista, 5 febrero 2013

La constitución política de un país es considerada la carta magna o ley suprema en la que se instituyen las normas y valores que rigen a un Estado o nación. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que nos rige, fue elaborada por el Congreso Constituyente, quien inició sus trabajos el 1 de diciembre de 1916 en el entonces llamado Teatro Iturbide de Querétaro.

Tras arduos trabajos y candentes discusiones, los constituyentes terminaron labores el 31 de enero de 1917, el 5 de febrero la promulgaron, y el texto entró en vigor el 1º de mayo de ese mismo año. El pasado 5 de febrero se cumplieron 96 años desde que promulgó dicha Constitución.

Sin embargo, poco queda de la constitución original. Y es que prácticamente los 136 artículos originales han sido modificados al menos una vez y varios de ellos se han modificado repetidas veces. Por ejemplo el artículo 27 ha tenido 17 cambios.

En total se han hecho 552 modificaciones a la Constitución de 1917, de las cuales 539 son a sus artículos del 1º al 136 y el resto a los artículos transitorios.

No todos los presidentes del país han tenido el mismo ímpetu reformador. Han existido mandatarios moderados como Emilio Portes Gil quien modificó dos artículos, al igual que Adolfo Ruiz Cortines.

Los cambios acelerados arrancaron en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez, quien modificó 40 artículos, y se intensificaron con Miguel de la Madrid bajo cuyo gobierno se cambiaron 66 artículos del texto constitucional. Sin embargo, el primer lugar en meter mano a la Constitución lo tiene Felipe Calderón Hinojosa, quien en sus seis años de gobierno alteró o cambio 110 artículos.

Serán los constitucionalistas quienes nos digan qué tanto de la esencia de la Constitución de 1917 se conserva hasta ahora. Yo creo que muy poco, y que ahora tenemos retazos de la Constitución que surgió al calor de la Revolución mexicana, lo que confirma que la carta maga no es solamente un papel escrito, sino también una expresión de las relaciones sociales y políticas que existen en un país.

Las constituciones son también una expresión del antagonismo social que existe en nuestras sociedades. El texto constitucional de 1917 reflejaba un drástico reacomodo en las relaciones de poder que se forjaron durante el porfirismo.

Al paso de casi un siglo, ahora la constitución expresa otro reacomodo social.

Tenemos un texto constitucional adaptado casi por completo a la doctrina del libre mercado y de los valores liberales, dejando de lado preceptos sociales y solidarios que contenía la vieja carta magna elaborada en 1917.

A las nuevas clases gobernantes les ha tomado mucho tiempo y mucho esfuerzo pero han logrado alterar la constitución y adaptarla a las exigencias del capitalismo globalizado, olvidando o rechazando el espíritu de cambio y de justicia social que impregnó el texto constitucional original. Tenemos ahora una constitución adaptada a las exigencias del neoliberalismo, sin embargo en los retazos de texto original que persisten, se cuela el espíritu original del que se aferran y defienden todavía muchos mexicanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s