Restauración presidencial en 100 días

Enrique Peña Nieto, al cumplir 100 días de mandato.
Enrique Peña Nieto, al cumplir 100 días de mandato.

Rubén Martín / El Economista, 12 marzo 2013

Enrique Peña Nieto cumplió 100 días en la presidencia de la república y la fecha se usa para hacer un balance de su gestión.

Enrique Peña Nieto cumplió 100 días en la presidencia de la república y la fecha se usa para hacer un balance de su gestión. Se pueden enumerar diversas acciones para hacer un balance del arranque de la gestión del gobernante priista. Aquí enumero las diez que me parecen más relevantes:

1. Reestructuración del gabinete: desaparición de la Secretaría de Seguridad Pública y fortalecimiento de Gobernación
2. Firma del Pacto por México con el PRI, PAN y PRD
3. Reforma a la Ley de Amparo
4. Firma de la Ley General de Víctimas que Felipe Calderón no quiso firmar
5. La guerra vs las drogas desapareció del discurso presidencial
6. Cruzada Nacional Contra el Hambre
7. Reforma educativa
8. Detención de Elba Esther Gordillo
9. Vuelve la cercanía presidencial con el PRI
10. Reforma al sector de las telecomunicaciones

Dichas acciones han dejado un saldo positivo para la gestión de Peña Nieto, pues acciones como el Pacto por México le dieron el aval de los dos partidos de oposición, lo que ha legitimado al mandatario a pesar de los cuestionamientos que recibió en las elecciones y le ha permitido presentar sus iniciativas con el aval de panistas y perredistas.

Acciones como la reforma educativa y, especialmente la detención de Elba Esther Gordillo el pasado 26 de febrero, no solo han sido aplaudidas por dirigentes empresariales, columnistas y por la opinión pública, sino que ha tenido un efecto colateral muy importante: el mensaje de que la presidencia no es un poder entre otros, sino el principal poder político del país.

La propuesta de reforma a las telecomunicaciones se ha interpretado también como un mensaje en contra de los poderosos monopolios económicos que hay en el país; para algunos expertos, la reforma no solo apunta en contra del monopolio de mercado que tiene Carlos Slim en la telefonía residencial y móvil, sino también en contra del duopolio televisivo de Televisa y TV Azteca, al anunciar la creación de dos cadenas nacionales de televisión.

El ejercicio del poder presidencial que ha tenido hasta ahora Peña Nieto es más que contrastante al compararlo con los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón.
Ambos panistas prometieron un cambio de fondo en las instituciones política del país y lo que dejaron fue una presidencia debilitada, acotada por otros poderes fácticos y regionales, y un país destrozado y secuestrado por la violencia.

No se trata de gritar loas a este ejercicio presidencial. Esta enumeración muestra un fortalecimiento del poder presidencial que bien puede encaminarse hacia un ejercicio autoritario, y sin rendición de cuentas.

Si bien Peña Nieto ofrece la cara de un nuevo grupo político llegada al poder y una presidencia que ofrece una transformación a fondo del país, hay que recordar que los instrumentos y modos que está usando no son nuevos; son las herramientas y mañas que creó y usó el presidencialismo autoritario priista que gobernó por siete décadas. Sería muy ingenuo empezar a aplaudir a un presidente que empieza a concentrar todo el poder. Los poderes únicos y absolutos suelen provocar pesadillas a sus pueblos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s