Emilio terminó en el descrédito

Emilio González, en su mensaje de despedida. Foto: Arturo Campos Cedillo, La Jornada Jalisco
Emilio González, en su mensaje de despedida. Foto: Arturo Campos Cedillo, La Jornada Jalisco

Rubén Martín / El Respetable. 19 marzo 2013

Casi por regla, los gobernantes terminan peor de lo que empezaron. El sexenio de Emilio González Márquez no ha sido la excepción. Empezó con altas expectativas y terminó con escándalos y señalamientos de malos manejos.
 
Como todos los gobiernos, el anterior cumplió con los protocolos de elaborar un plan de desarrollo, enunciar sus ejes de gobierno y mencionar algunas prioridades. Pero nada de eso queda en la memoria colectiva, ¿o alguien recordará a Emilio González por reducir la pobreza, por mejorar la movilidad, por medidas drásticas de austeridad, por terminar con la impunidad, por poner fin al cacicazgo en la Universidad de Guadalajara, por las grandes obras para el estado?

Por su propaganda, se puede deducir que Emilio González se aferró a tres ideas con las que quería ser recordado: el sexenio de la transparencia, el sexenio de la mayor inversión en obra pública y el gobernador que construyó el puente atirantado.

Ninguna de estas ideas parece tener arraigo en la memoria colectiva. Se recuerda a Emilio González como el gobernante que mentó la madre a sus críticos, que acudía tomado a algunos actos públicos o privados, como el gobernante que llevó clases de Biblia a Casa Jalisco, como el gobernante homofóbico y conservador opuesto a políticas de prevención de enfermedades sexuales.

No se exagera al decir que el de Emilio González fue un gobierno más de ocurrencias, declaraciones estruendosas que buscaban la atención de los medios, uso del gobierno para proyección política personal y, al final, evidencias de un manejo desordenado de los recursos públicos. La crisis financiera y la exorbitante deuda pública que dejó al final, quedarán como marca del sexenio.

A pesar de que casi todos los mandatarios terminan con menos popularidad que al empezar, los datos y números que se vienen acumulando muestran que el final Emilio González Márquez terminó con niveles muy bajos de aprobación, o dicho de otro modo, terminó con niveles muy altos de desaprobación.

Consulta Mitofsky acaba de dar a conocer una encuesta donde confirma la caída de popularidad de Emilio González en el último mes de su mandato: 52.7 por ciento de los encuestados manifestaron su desaprobación con la manera como gobernó Jalisco el panista en los últimos seis años; 44.5 por ciento se mostró de acuerdo con ese gobierno.

Los niveles de calificación de Emilio González fueron cayendo a lo largo del sexenio, como muestra la serie de aprobación anual del diario Mural:

2007              54%

2008              49%

2009              54%

2010              52%

2011              55%

2012              50%

Como se aprecia en esta serie, Emilio González terminó su gobierno en febrero de 2013 con diez puntos porcentuales menos de aprobación que la medición del diario Mural a fines de 2012. Además de las encuestas conocidas, hay otras mediciones patrocinadas por precandidatos que indican una caída mayor en la popularidad del anterior gobernador panista. Los datos indican que Emilio González terminó en el descrédito entre la población que gobernó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s