El drama de los rechazados

Foto: Eduardo Miranda, Proceso
Foto: Eduardo Miranda, Proceso

Rubén Martín ::: El Economista ::: 6 agosto 2013

El término incomoda a las autoridades universitarias y educativas, por lo que en lugar de rechazados prefieren utilizar el impersonal: “no admitidos”.

Para los cientos de miles de jóvenes que año con año hacen trámites de ingreso a una universidad pública, en bachillerato o en licenciaturas y posgrados, y no lo logran el término rechazado es el que los identifica.

El sistema educativo nacional los rechaza de ingresar a una universidad pública y de ese modo les trunca el proyecto de vida que el capitalismo mexicano ofrece a los jóvenes: estudiar 24 años desde preescolar hasta el posgrado para tratar de obtener al final un empleo más o menos decente.

Este proyecto de vida está en crisis, por muchas razones. Una de las más claras es que el sistema de educación superior público del país está agotado, pues no tiene los espacios ni los recursos suficientes para admitir a todos los jóvenes.

El drama de los rechazados alcanza a cientos de miles en todo el país: datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revelan que únicamente 56 por ciento de los jóvenes entre 15 y 19 años encuentra un espacio en las universidades públicas.

El subsecretario de Educación Superior federal, Fernando Serrano Migallón, admitió que hay 308 mil registros de estudiantes no admitidos en el presente ciclo escolar, aunque bajó la cifra a 100 mil no admitidos debido a que el mismo joven hace diferentes solicitudes. En el Valle de México la Asamblea de Rechazados de la UNAM, UAM y UPN habla de 200 mil estudiantes que no encontraron un lugar en dichas instituciones, en tanto que en Jalisco la cifra de no admitidos a la Universidad de Guadalajara superó los 52 mil jóvenes.

En todo el país hay seis universidades públicas federales y 43 universidades públicas estatales, además de institutos y universidades tecnológicas. Si se suman las cifras de rechazados en todos estos centros es posible que la cifra pueda ascender a medio millón de jóvenes rechazados en el siguiente ciclo escolar.

¿Cuáles son las alternativas para ellos? 1) repetir trámites en el siguiente ciclo escolar, 2) entrar a una universidad privada; y 3) desistir y buscar trabajo de inmediato. La primera opción es la más recurrente, pero si los rechazos se repiten, se termina por desistir. Quienes optan por una universidad privada se enfrentan al reto de la baja calidad educativa, pues las instituciones privadas de calidad son costosas y no accesibles para la mayoría, mientras que las escuelas accesibles tienen un nivel académico mediocre.

Quedan quienes desisten de seguir estudiando y buscan un empleo, pero como se sabe, aquí las cosas son tan fáciles. México tiene una tasa de desocupación de casi 30 por ciento entre los jóvenes. Esta masa de jóvenes que no estudian y no trabajan, se ha dicho repetidamente, se convierten en candidatos para el reclutamiento en bandas juveniles y del crimen organizado.

En suma, los rechazados no son sola una cifra en las estadísticas educativas, sino un drama personal. Dejar de aparecer en una lista de ingreso puede cambiar, literalmente, el destino de ese joven. Aunque el Estado mexicano aporta un porcentaje significativo del PIB a la educación, no hace lo suficiente para solucionar este grave problema. Desde 1974 el gobierno federal no abre una nueva universidad federal. A pesar de la escases de recursos, hay dinero de diversas áreas del presupuesto que se podrían asignar a la educación en general y a las universidades públicas en particular para atajar este grave problema. El drama de los rechazados no pertenece solo a los jóvenes no que ingresan a la universidad, es el drama de toda la nación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s